BAFICI XIV: Trayectorias

A continuación, las criticas de las películas que formaron parte de: Trayectorias

Death Row” de Werner Herzog

death row

Un periodista de un popular diario español alguna vez dijo que “Intentar ponerle etiquetas a Werner Herzog sería como tratar de cazar elefantes con un matamoscas” y la verdad es que no hay definición más certera que esa para referirse al reconocido director alemán que lleva dentro del mundo del cine, o sea su mundo, una caminata que se extiende por más de 40 años.

Herzog no merece preámbulos, ni presentaciones extensas, simplemente hay que decir que no existe (por qué no podemos definirlo) sino que Herzog, básicamente, ES.

Y solo Herzog, claro, podía llevar adelante semejante documental, al cual yo considero de visión obligatoria para los tiempos que corren. Sobre todo en nuestro país y en el resto del mundo donde todavía hay gente que apoya la pena de muerte.

La premisa, o la base, de “Death Row” es que Herzog se pone en el rol de entrevistador y desde allí nos permite conocer la historia de convictos que están sentenciados a la pena capital y, por ende, se encuentran en el pabellón de la muerte, del cual, como sabrán, no hay salida.

Es increíble, repito, que todavía haya personas que piensen en esto como una solución a los delitos y es mucho más increíble aun las formas en las que se lleva a cabo dicha condena en los Estados Unidos, uno de los pocos países que no tiene en sus planes todavía abolir la pena de muerte .

“Death Row” es un documental durísimo por donde se lo mire, básicamente porque estamos frente a personas (independientemente de todo lo que hayan hecho para estar tras las rejas) que saben que su muerte tendrá lugar en cuestión de semanas, días u horas y no pueden hacer nada para evitarlo.

Debates y discusiones hay de sobra luego de ver este trabajo, pero, personalmente, me quedo con un interrogante que parece superior a cualquier respuesta; Todos sabemos que nadie puede escapar de la muerte, pero ¿Estamos gran parte de nuestras vidas nublados por ese pensamiento, al punto tal de no poder disfrutar nada de lo que ocurre alrededor nuestro? Yo creo que no.

Pero “Death Row” de Herzog demuestra que esas personas, esos convictos (en ese orden) son la excepción a esa situación y eso, repito, para mi es repudiable, sobre todo teniendo en cuenta que es el estado quien le quita la vida a las personas, erigiéndose como autoridad suprema (sin entrar en cuestiones religiosas, ni nada por el estilo) dentro del mundo natural en el que vivimos.

Una locura, se mire por donde se la mire.

Como investigación periodista, “Death Row” es suprema. Tengamos en cuenta que la única forma de entrevistar a un condenado a muerte es por medio de una carta enviada por el mismo convicto y, así y todo, solo se podrá estar en contacto con él una hora cada cinco meses. Esto lo aclara Herzog y su producción al comienzo de cada entrevista, pero como era de esperarse, no se conforma solo con eso y consiguen material realmente inédito y sorprendente.

Las entrevistas a James Barnes y sobre todo la de Hank Skinner, sin entrar en detalles, son conmovedoras y hay que tener una espalda como la de Herzog para poder salir de ellas sin emitir juicios de valor, más allá de su total respeto por la naturaleza humana que se manifiesta en cada palabra suya.

En definitiva, un documento invaluable, que excede meramente el cine y se convierte por lejos en una de las experiencias más necesarias y recomendables de este 14º BAFICI.

Calificación:puntuacion 5

India” de Armando Bo

india

Hacer una crítica de un film no es lo mismo que realizar una reseña. Creo que en esta cobertura que realicé sobre la decimo cuarta edición del BAFICI me incline más por lo segundo, ya que los tiempos y el material se prestaba mucho más para ese estilo de revisión de films.

Pero aclaro que en el caso de “India” no voy a utilizar ninguno de los dos géneros anteriormente mencionados, sino que voy a tratar de hacer un pequeño texto que sirva como revisión y explique el por qué de mi clasificación a este film.

Armando Bo es palabras mayores para el cine argentino. En la décadas del 50 y del 60 tuvieron lugar en nuestro país tres etapas distintas que Getino Octavio (historiador) denominó la hora de los “logreros”, “nuevo cine” y desarrollismo” y argentinización de los sectores medios.

Estas etapas se caracterizaron por cambios abruptos (y algunos de ellos perjudiciales) que se llevaron adelante como medida preventiva para tratar de resolver la crisis que atravesó el cine argentino luego del auge del cine nacional a nivel internacional (favorecido por la llegada del cine sonoro, el expansionismo del tango y la falta de producción por parte de Hollywood y Europa, debido a la segunda guerra mundial) que inevitablemente cayó en desgracia debido a la falta de medidas por parte del estado y, claro, por la falta de inversión de parte del sector privado.

Obviamente, el golpe militar que derrocó a Perón en 1955 profundizo la crisis del cine argentino y en ese contexto (que se resume en “del auge a la tumba”) fue que surgió “India”, película de Armando Bo que en 1948, junto con Elías Hadad, fundó la Sociedad Independiente Filmadora Argentina, con la cual probó las mieles del éxito inmediato debido a que produjo algunos de los films más emblemáticos de aquella etapa como ser en 1948 “Pelota de Trapo” de Leopoldo Torres Nilson (quizás uno de los directores más importantes de esta etapa, junto a Hugo del Carril y Armando Bo).

Isabel Sarli, modelo nacida en Entre Ríos que en 1955 ganó el concurso Miss Argentina conoció a Armando Bo un año después y a partir de allí comenzó una relación que trascendió lo profesional desde un principio. En 1958 filmaron su primera película juntos “El trueno entre las hojas” y un año después concibieron “Sabaleros”.

En 1960, más precisamente el 21 de enero de ese año, se estrenó “India”, el tercer trabajo de ambos, inspirado por la canción homónima de José Asunción Flores. En un principio, este film, iba a ser filmado en color pero el gobierno de turno impidió eso y además le impuso a la producción que el personaje de Isabel Sarli utilizara un atuendo especial para no mostrar sus atributos.

Lo ridículo de esta medida, es que se trataba de un film que tenía como protagonistas a indígenas reales de la tribu Maka (originarios de Paraguay) los cuales aparecieron, en su mayoría, desnudos en este film, siendo Isabel Sarli la única que ocultaba su desnudez.

De hecho, con referencia a la participación de la tribu Maka, el film esta hablado casi en su totalidad en guaraní-maka, incluyendo el personaje de Isabel Sarli, quien lleva con total naturalidad dicha complicación.

“India” se filmó completamente en la provincia de Misiones y en la Republica de Paraguay, y durante el rodaje hubo varias complicaciones entre las que Isabel Sarli recordó aquella en la que, literalmente, estuvieron al borde de ser arrastrados (junto al actor Guillermo Murray) completamente por el Rio Iguazú. Dicho inconveniente retraso la filmación, ya que Sarli tuvo que ser internada por un tiempo debido a los golpes y el desgaste físico que sufrió en ese accidente.

Cuando se estrenó esta producción, la crítica especializada la destrozó y para muchos estos ataques fueron innecesarios, sobre todo porque se empecinaban en remarcar errores que pasaban de ser percibidos para la mayoría del público, como ser la escena en la que se ve la sombra de uno de los operadores técnicos del film y su famoso sombrero Monchito.

El éxito del film, al igual que el resto de las producciones de esta dupla, fue impresionante para aquella época y una de las principales razones de eso fue que el público pudo conocer un estilo de vida desconocido para la mayoría, un paisaje que no era demasiado accesible y una historia de amor simple pero eficaz.

Porque más allá de la trama de “India” y de los errores técnicos que uno pueda encontrar en el film, se trata de un contexto histórico diferente y de una realidad social bastante lejana a la que vivimos en la actualidad, por lo que tratar de aplicar prejuicios y puntos de vistas modernos a este producto es, no solo innecesario, sino también ridículo.

La recuperación de esta película (que estuvo perdida hasta el año 2009) permite que todos aquellos fanáticos y amantes del cine puedan conocer una parte significativa de la historia del séptimo arte en nuestro país, la cual tiene verdaderas páginas doradas que no todos conocen.

Y precisamente eso, es más que suficiente para recomendar este film. No hay con que darle.

Calificación:puntuacion 5

*Criticas de Facundo J. Ramos. Estas criticas forman parte de la cobertura del 14º BAFICI realizada para ExtraDigital que se llevó a cabo desde el 11/04/12 hasta el 22/04/12.

Facundo J. Ramos

ramos.facundo@revistatoma5.com.ar

No hay comentarios.

Agregar comentario