BARS 14: “El Cosmonauta” de Nicolás Alcalá (2013)

Cuando una película logra su objetivo de ser financiada a través del crowfunding (cualquier persona puede invertir desde cualquier parte del mundo), logra superar una doble barrera: La económica y la distribución/recepción del proyecto.

Hoy en día todos los grupos de realizadores cinematográficos pueden abrirse una cuenta en una red social que les permita dar a conocer su proyecto y pedir dinero para llevarlo adelante. Puede resultarnos difícil de creer todavía, pero la realidad es que ese sistema de financiamiento se está volviendo moneda común en los tiempos que corren.

Ahora bien, el simple hecho de presentar un proyecto y pedir dinero para llevarlo a cabo es una cosa. Concretar dicha misión es otra. Y eso es algo de lo que no todos se pueden jactar.

Para eso necesitas (además de todo lo anterior) tener un proyecto interesante en las manos, algo que potencialmente tus financiadores, quienes posteriormente pasaran a ocupar el lugar de público, quieran ver reflejado a través del cine.

Eso es lo que diferencia y separa los sueños de las realidades. El fracaso de ciertos proyectos y el triunfo de otros. El Crowfunding es letalmente honesto en ese sentido, ya que se financia aquello que realmente se quiere ver y no la mediocridad, ni las propuestas irrelevantes.

El Cosmonauta” de Nicolás Alcalá es una producción que, a través de este sistema, logró recaudar más de 400.000 euros (algo así como medio millón de dólares) y se aseguró un público fijo de no menos de 4000 personas, las cuales pasaron a ser productores del film, gracias a su inversión.

Por esa razón, el trabajo de Alcalá es una película que desde el vamos nada más ya logra captar la atención del espectador común, aquel que está fuera de ese círculo de financiamiento y devolución de gentilezas, lo cual también es un merito que vale la pena destacar y resaltar porque rompe las barreras comunes de la promoción y publicidad de un film.

¿Qué mejor forma de promocionar una película hoy en día sino es a través de la viralización de la información por medio de internet? ¿Acaso nosotros no vemos por diferentes medios películas que no llegan a los cines, pero que dan mucho que hablar en internet?

Detrás de todo este panorama, que sorprende y ofrece miles de tópicos para analizar y reflexionar sobre el rumbo del cine dentro de unos años, sin embargo hay una película que se encuentra a la altura de todas las expectativas que se generaron alrededor de ella.

Con una historia inspirada en hechos reales que mezcla elementos de la buena ciencia ficción, una trama de amor que atraviesa todo el film más que aceptable y pequeñas dosis de drama que logran emocionar de forma genuina, “El Cosmonauta” se consolida como una propuesta, no solo digna de verse, sino también de disfrutarse.

El apartado técnico completamente cuidado hasta el más último detalle es un trabajo soberbio. Imagínense que si para las grandes producciones ya es difícil montar una película basada en tiempos pasado, lo dificultoso que puede resultar dicha tarea para una producción independiente.

Así y todo, este aspecto de “El Cosmonauta” es realmente impresionante.

Incluso la banda sonora de esta producción logra transmitir esa amarga soledad y enorme alegría que deben sentir aquellas personas que tiene la posibilidad de estar en el espacio y saber, que todo aquello que ve, es un regalo de la vida difícilmente podrá compartir de forma plena con alguien más,

En ese sentido la historia de “El Cosmonauta” también ofrece una vertiginosa visión sobre la lucha entre los Estados Unidos y la Unión Soviética en la denominada carrera espacial, a través de los ojos de dos amigos que aspiran a ser astronautas y el amor que sienten hacia una misma mujer.

Pero también dentro de esa trama hay suficientes dosis de suspenso, tensión y algunos detalles interesantes y bastantes profundos que convierten antes que nada a “El Cosmonauta” en una pieza única dentro del género de la ciencia ficción.

Eso sí: Puede pecar de ambiciosa, pero si el cine independiente no corre el riesgo de tomarse ciertas libertades, difícilmente alguien más lo haga.

Hay que destacar también las actuaciones de Leon Ockenden (Stas), Max Wrottesley (Andrei) y la hermosa Katrine De Candole (Yulia), que sostienen toda la película con un profesionalismo que tampoco es moneda común en esta clase de producciones.

La ciencia ficción tuvo un año grandioso, donde de la mano de “Gravedad” de Alfonso Cuarón se volvió a posicionar como el gran género que es, pero me atrevería a decir también que “El Cosmonauta” aporta lo suyo para ir cerrando este 2013 de la mejor forma.

Calificación: puntuacion 4

Trailer:

Facundo J. Ramos

ramos.facundo@revistatoma5.com.ar

No hay comentarios.

Agregar comentario