“Betibú”: Reportera del crimen

Hacer una película sobre aquellos que la verán primero, analizarán y criticarán en todos los medios de comunicación es, queda claro, un desafío no exento de riesgos. Por eso, mostrar periodistas verosímiles es fundamental para un film protagonizado por quienes llevan adelante uno de los oficios más autorreferenciales que existen. Para un periodista de carne y hueso no hay nada mejor que un periodista de ficción en el que se sienta reflejado. En ese sentido “Betibú” supera con creces la primera prueba: el ámbito de la redacción de diario en el que se inicia la historia es creíble para cualquiera que haya respirado ese aire caótico, tenso y lleno de chistes cinicos mechados con noticias que deben terminarse de escribirse a contrarreloj antes del cierre. “Betibú” se sitúa, además, en la sección de policiales de un medio recientemente adquirido por una enorme corporación mediática española, transformación cada vez mas habitual.

Entonces irrumpe el asesinato. En“La Maravillosa”, exclusivo barrio privado bonaerense, una empleada doméstica encuentra a su patrón degollado. Como en toda trama policial que se precie de tal, los investigadores comienzan a tirar del hilito visible y así se va desgranando el misterio.

Ahí encontramos al periodista veterano que Daniel Fanego compone con enorme solidez. Su Jaime Brena curtido, reportero de campo venido a menos, entra en disputa con el joven Mariano Saravia (Alberto Ammann), un novato que pasa a ocupar su puesto. Esa puja entre lo nuevo y lo viejo se trasplanta, también, a las técnicas de investigación elegidas por cada uno de los dos periodistas en torno al asesinato de Chazarreta.

A medida que se desarrolla la historia, vemos la constante batalla entre dos maneras casi excluyentes de ver la vida y el oficio pero que, por una cuestión temporal, hoy en día coexisten en todas las redacciones durante el paulatino recambio generacional. Para cerrar la tríada protagónica está el personaje que le da nombre al film. Betibú (Mercedes Morán) es el apodo de Nurit Iscar, una escritora de novelas policiales a la que tientan económicamente para escribir columnas en el diario acerca del asesinato en el countrie. Nurit, al igual que los demás personajes, tiene una historia previa que es mostrada de manera hábil, lejos de esa tirantez con la que a veces se narra el background de los personajes centrales.

En “Betibú” no hay apuro por dar respuestas masticadas y ahí radica su innegable respeto por el espectador, sea o no periodista. En un segundo nivel de personajes característicos, resalta Norman Briski, como el magnífco Gato, un confidente de Brena que maneja enormes cantidades de información invaluable, al mismo tiempo que elucubra una serie de teorías conspirativas que pueden verse reflejadas en los rótulos de carpetas y cajas de su desquiciado centro de operaciones. En ellas vemos etiquetas que adelantan misterios: “Yabrán”, “Francisco I”. El Gato representa lo que en “The X-Files” eran los Pistoleros Solitarios, aquellos tres nerds que, en tiempos del Windows 3.1 publicaban teorías sobre la muerte de Kennedy mientras ayudaban al agente Fox Mulder a revelar enigmas con OVNIS.

Con personajes contundentemente construidos desde el primer minuto, consecuentes en sus actos y atractivos en el armado de la historia, la resolución del misterio (sin adelantar detalles) está a la altura de la expectativa generada. No así, quizás, los últimos cinco minutos de película, en los que algunos detalles sin resolver de la historia generan cierto sentimiento de horfandad en un género en el que la carta segura es dejar todo perfectamente claro.

Más allá de esto último, “Betibú” permite rendirle homenaje al policial clásico con una historia equilibrada entre las convenciones de un modo de hacer más ligado a lo extranjero y un contenido creíblemente local.

Puntuación: puntuacion 4

Trailer:

Malena Baños Pozzati

0 Respuestas

  1. […] de las quince categorías en las que estaba nominada. “El Inventor de Juegos” y “Betibú” completaron el podio de la ceremonia que se llevó a cabo en la Usina del […]
  2. […] adaptado: Ana y Miguel Cohan por “Betibú“, basado en el libro homónimo de Claudia […]

Agregar comentario