“El abogado del crimen”: Crimen somnoliento

La nueva película de Ridley Scott (Blade runner, Alien, Gladiador) es el claro ejemplo del film que aspira a romper todo (por sus figuras, el apellido ilustre del director y la cantidad de apuesta que posee una super producción) y se pierde en el camino, por no saber aprovechar todas esas ventajas a su favor.

La historia es un thriller de suspenso (hasta por ahí nomas) que nos presenta a un hombre conocido sólo como “El abogado” (Michael Fassbender), un respetado ciudadano del sudoeste de Estados Unidos que se introduce en el mundo del tráfico de drogas y se encuentra con que ese universo lo superara y poco a poco se le ira la situación de las manos. La trama gira en el ya muy utilizado recurso de “hombre honesto quiere probar con un negocio ilegal una sola vez y no sabe donde se esta metiendo”, algo que convierte el desenlace como predecible, ya desde el comienzo.

El film peca de ambicioso y se deja llevar por un elenco de estrellas encabezado por Michael Fassbender, Brad Pitt, Javier Bardem, Cameron Diaz, Penélope Cruz, con una breve aparición de Dean Norris y John Leguizamo y descuida la lentitud de la trama, que avanza a un ritmo muy trabado, algo que ya llama la atención siendo un thriller. Tal vez los mejores momentos están llevados adelante por Bardem y su carismático personaje, pero la utilización de una figura como Cruz en un personaje tan vacío, definitivamente hace perder credibilidad.

El guion, increíblemente esta escrito por Cormac McCarthy (autor que nos dejo la gran obra “Sin lugar para los débiles”) y aun así se las ingenia para estar emocionalmente vacío. No hay suspenso, no hay agresividad, solo dos buenas escenas de sexo y dos buenas escenas de asesinatos, nada mas. Y cuando digo nada mas, es absolutamente nada mas. Un ritmo que se hace casi imposible de seguir (debido a lo somnolienta que es y a lo mal construida que esta la historia). Temas como “el precio del poder” ya han sido tocado antes, lo que ni siquiera la hace visionaria en la temática.

Un film que sonaba bien en la teoría, pero definitivamente se queda y no cumple en la practica. Adormece, aburre y se hace muy difícil de seguir, a pesar del gran elenco que posee. Lamentablemente el apellido ilustre y las grandes estrellas, dejaron de ser sinónimo de buen cine, pero desde hace rato.

PUNTUACIÓN: MALA

puntuacion 2,5

TRAILER:

Por Sebastián Espíndola

No hay comentarios.

Agregar comentario