“Este es el fin”: La generación Pineapple Express

Este es el fin (This is the end, 2013) es una de esas películas que aparece cada tanto, de esas que logra exponer el “boca en boca” a su máxima expresión, de esas que apelando a formulas repetidas (no por eso menos exitosas) logra reproducirse como conejos entre los espectadores. Y es porque utiliza tres claros recursos: el bizarro sin sentido in extremis, el siempre útil arsenal de figuras reconocidas de Hollywood y por último (pero no menos importante), “actores haciendo de ellos mismos”.

Dirigida y escrita por Seth Rogen y Evan Goldberg (quienes ya habían trabajado juntos como guionistas en Pineapple Express) el film cuenta con un elenco de múltiples figuras: James Franco, el mismo Seth Rogen, Jay Baruchel, Jonah Hill, Danny McBride, Craig Robinson, Emma Watson, Rihanna, Paul Rudd, Jason Segel, Christopher Mintz-Plasse, Aziz Ansari, Michael Cera, Channing Tatum y hasta aparecen los Backstreet Boys. Todos y cada uno hacen de ellos mismos. La historia se desprende del corto “Jay and Seth Versus the Apocalypse” de 2007 y nos presenta a todas estas celebridades en una super mega fiesta en la casa de James Franco, hasta que de repente empiezan a caer rayos extraños desde el cielo que se llevan a las personas y en un parpadeo todo es caos, apocalípsis y muertes, pero de las que son sin sentido y divertidas. A partir de ahi solo quedaran James Franco, Seth Rogen, Jay Baruchel, Jonah Hill, Danny McBride y Craig Robinson quienes deberán descifrar que esta pasando, sin morir en el intento.

Si hacemos archivo, podemos encontrar como un predecesor similar, el desastre que fue “Marcianos al ataque” (Marss Attack!, 1996) dirigida por Tim Burton y que utiliza el mismo esquema. Un elenco repleto de figuras (Jack Nicholson, Glenn Close, Pierce Brosnan, Danny DeVito, Sarah Jessica Parker, Michael J. Fox Michael J. Fox, Lukas Haas, Natalie Portman, etc), personajes haciendo de si mismos (Tom Jones haciendo de…Tom Jones) y una trama a la que la palabra BIZARRO (si, en mayúscula) le queda chica. Este es el fin toma todo esto, pero no lo hace de una manera abusiva, mucho menos invasiva; es relativamente sobria y no busca destacarse, busca generar sonrisas mediante gags clásicos en la voz y cuerpo de figuras que nos caen bien.

Mas allá de el nivel actoral (tengamos que cuenta que hacer de uno mismo no requiere hacer un gran esfuerzo) la película cuenta con dos grandes hitos que sorprenden al espectador. Uno es el gran nivel de producción y efectos especiales (que a priori parece desacreditado por el estilo de película que aparenta ser) y los divertidos e hilarantes guiones.

Este es el fin, es de esos films que no son ambiciosos a pesar de su plantel de estrellas, sino que buscan mostrar el lado menos trabajador de los actores, dándoles la libertad de ser (y aunque suene redundante es así) ellos mismos, mientras se exponen a mostrarse como personas comunes y corrientes, divirtiéndose y haciendo lo que quieren. Es el estilo de película que divierte, entretiene y nos hace pasar un buen rato tan solo viendo la relación entre Jonah Hill y Jay Baruchel, o ver a un extasiado y exagerado Michael Cera. Y no pidan mas. Después de todo, quien no se pregunto que pasaría con las grandes figuras de Hollywood cuando venga el fin del mundo. Bueno, acá esta la respuesta.

PUNTUACIÓN:

puntuacion 3

 

TRAILER:

Sebastián Espíndola
espindola.sebastián@revistatoma5.com.ar

No hay comentarios.

Agregar comentario