La historia detrás de Rhythm & Hues Studios

Un reflejo cinematográfico (de muy bajo perfil, por cierto) que intenta mostrar el desolador panorama que viven los estudios de efectos especiales dentro de la industria del séptimo arte.

De eso va “Rhythm & Hues: Life After Pi“, un documental bastante duro y triste sobre el destino que corrió la compañía de efectos especiales “Rhythm & Hues“, la cual se declaró en quiebra luego de ganar un Oscar en esa categoría por el trabajo realizado en “Una aventura extraordinaria” de Ang Lee .

Además de aquella película, ésta compañía trabajó en otras producciones de jerarquía como ser “Terminator 2“, “El Increíble Hulk“, “La cabaña del terror“, “Superman regresa“, “Hombres de Negro II“, “El planeta de los simios“, “Harry Potter y la piedra filosofal“, “Los Vengadores“, “300: el origen de un imperio“, “Los Juegos del Hambre: en llamas“, “Percy Jackson y el mar de los monstruos“, “R.I.P.D.: policías del más allá” y “El séptimo hijo“, entre otros, ya que sus orígenes se remontan al año 1987.

El presidente de la compañía Lee Berger dejó en claro que la deuda por más de 21 millones que contrajo el estudio es hasta el momento imposible de pagar y no se descarta la posibilidad de que “Rhythm & Hues Studios” sea comprada por otra compañía para evitar dejar a sus trabajadores en la calle.

Si nos remontamos algunos años atrás, el antecedente más cercano de un hecho similar es el de “CafeFX”.

La compañía de Jeff Barnes y David Ebner, luego de más de 15 años de trabajo ininterrumpidos tuvo que cerrar sus puertas en diciembre del 2010. Entre los trabajos más destacados de CafeFx se encuentran “Sin City“, “Hellboy“, “Ghost Rider“, “La niebla“, “El laberinto del fauno“, “Capitán Sky“, “Los cuatro fantásticos” y “X-Men Orígenes: Wolverine“, entre otros.

Lo paradójico es que el tema de los estudios terciarizados es tan profundo que si se lo analiza correctamente se llegan a conclusiones tan variadas que reparten culpas entre los monopolios del mainstream hollywoodenses y el exceso de competencia a nivel internacional.

Obviamente tampoco se puede dejar de lado la crisis económica mundial del 2008 que dio su primer golpe en los Estados Unidos y de la cual la industria del entretenimiento, como era de esperarse, no salió ilesa.

Habrá que estar atentos a este documental, que con el correr de los próximos días presentará novedades ya que desde que se subieron los primeros 30 minutos del mismo a la web acumuló más de un millón de visitas en distintos medios.

Facundo J. Ramos

ramos.facundo@revistatoma5.com.ar

No hay comentarios.

Agregar comentario