Me contó un pajarito…

No es la primera ni la última vez que nuestro querido Papá Noel deja escapar alguna partecita de lo que se viene en Juegos de Tronos. Esto se debe a que George R. R. Martin se debe a su público y ya sea con lecturas públicas o posteando fragmentos en su web, va acrecentando el ya gran fanatismo que tienen sus seguidores a esta increible historia.

Esta vez nos regaló un fragmento de un capítulo de Tyron correspondiente al libro “Los vientos de Invierno“.

Fanáticos que odian los spoilers, mejor dejen de leer acá mismo.

Tyrion II

Tyrion está con los Segundos Hijos y Jorah, preparándose para la batalla. Ben el Moreno ha ido a ver a una niña general. Sin embargo, los Segundos Hijos todavía están en el lado de Yunkai, aunque muchos se lamentan de que están luchando en el lado equivocado.

La batalla comenzó en la Bahía de los Esclavos y debajo del muro. La lucha estará cerca de su posición muy pronto.

Tyrion observa el sol alzándose sobre el campo de batalla. Uno de los dragones está devorando los soldados que son arrojados hacia el aire por una de las seis cosas llamadas las Hermanas Perversas. “¿Porque los dioses siguen poniéndome en batalla?” pensó Tyrion, que claramente no está hecho para ella.

Sus pensamientos se volvieron hacia Shae; luego, hacia la batalla en el Forca Verde, la cual recuerda mejor que la del Aguasnegras, y los Segundos Hijos ensillando le recuerdan a Bronn.

Todavía no se había puesto la armadura, así que regresa a su tienda. Penny está allí, vestida en armadura por si tiene que defenderse. Mientras ella ayuda a Tyrion a vestirse, hablan. Cuando el menciona a Cersei, Penny dice, “Venderías a tu hermana por un vaso de orina de caballo”. Tyrion se ríe: “¿Es mi gusto por la orina de caballo tan famoso, o has conocido a mi hermana?”. Luego, le explica su opinión acerca de la estrategia para la batalla que se acerca – un gran plan que no sería escuchado ni seguido por nadie. Y mientras recuerda a su padre quedando por encima de la lucha en el Forca Verde, Penny lo besa.

Tyrion se enfurece. Le vocifera sobre la masacre en el campo de batalla y la realidad a punto de invadir su mundo inocente. Penny se disculpa, diciendo que está asustada, pero ese eco de Shae empeora las cosas. Sale de la tienda para ver la batalla, y ve a Viserion engullendo los soldados que son lanzados al aire. Sin embargo, Rhaegal está a la vista. El campamento está en pánico.

Un hombre en armadura dorada viene montando con un mensaje del Comandante Supremo Gorzak, pero nadie en el campamento sabe quién es Gorzak. El hombre dice que es el emisario de Gorzak, y comanda a los Segundos Hijos que se trasladen hacia la bahía y ataquen a los salvajes de los barcos con estandartes de calamares. Tyrion, al ser un Lannister, es consciente de los estragos que son capaces de hacer los Hijos del Hierro, y no está inclinado a seguir la orden. Los Segundos Hijos están de acuerdo, ellos están sobre caballos, los que no pueden cruzar el agua. Deciden esperar a Ben Plumm. El emisario, asegurándoles que sufrirán la ira de Gorzak, parte. Tyrion y Jorah concuerdan – están luchando en el lado equivocado.

Viserion se retira de los cielos, aunque Rhaegal sigue volando.

Ben el Moreno regresa. Melessa quiere que los Segundos Hijos defiendan a una de las Hermanas Perversas. Tyrion, crudamente señala que la chica tiene lindos pechos. En ese momento, un noble de Yunkai cabalga hacia allí. Tyrion aprueba la depravada escena representada en su armadura, pero las noticias que trae son menos bienvenidas. El noble jura vengarse del Príncipe de los Andrajos, y Tyrion se burla de él. Ben el Moreno defiende a Tyrion del noble hasta que Jorah atraviesa al último.

Luego, Ben proclama que los Segundos Hijos fueron hombres de la Reina todo el tiempo, y que unirse a los Yunkai era solamente una ingeniosa táctica. Tyrion no se deja engañar por eso, pero está feliz con este progreso.

Soledad Venesio

Fragmento del libro tomado de: http://www.juegodetronos.com.ar

No hay comentarios.

Agregar comentario