Ariel Winograd, de dirigir videoclips a romper taquillas en solo tres películas.

El reconocido director de films como Cara de queso -mi primer ghetto- (2006) y Mi primera boda (2011), rompió todas las especulaciones con su última producción, Vino para robar (2013). Charlo con TOMA 5 y nos contó un poco del inesperado éxito y de sus futuros proyectos con muñecos y 3D.

Sebastián Espíndola: ¿Considerabas el tremendo éxito que tuvo VINO PARA ROBAR o esperabas algo más?

Ariel Winograd: No, la verdad que uno con las películas siempre tiene  mucha expectativa y espera que la gente vaya y las disfrute. La verdad, personalmente no esperaba tanta buena recepción de la crítica como tuvo y también tan buen boca a boca, como que me imaginaba que la película le iba a gustar a la gente pero me sorprendí un poco y eso está buenísimo. Se percibió como la gente la disfruto mucho y es una película que habla sobre un género de películas que acá no se hacen que son las películas de robos, mas allá de que obviamente es una comedia, pero usando eso no pensé que iba a tener una recepción tan positiva, si mientras que la estábamos haciendo sentía que estaba bueno y que estábamos logrando lo que queríamos, pero estamos contentos y lo más importante es que a la gente le está gustando mucho.

S.E: Felicitaciones. Lo que note es que durante el film hay muchas referencias a bandas, temas y otras películas también. ¿Esto fue obra tuya o de la pluma del guionista?

A.W: Las referencias a las películas fueron pensadas mucho. No estaban en el guion sino que las fuimos agregando, trabajando un poco con los directores de arte, con Juan Cabio y Walter Cornás y con la vestuarista Monica Tochi, de ir pensando como cosas y decíamos, “si ponemos esto acá” como la remera de Intriga Internacional que usa Valeria Bertuccelli en la última parte de la película o como por ejemplo, Luis Sagasti, el actor que hace de Guntag, en un momento dice “Smell like teen spirit” y fue algo que se le ocurrió a él. Casi siempre en mi modo de trabajar trato de escuchar a la gente que trabaja conmigo y considero que hacer una peli es hacer un trabajo en equipo entonces en ese lugar siempre si hay algo que siento que el actor o alguien del equipo técnico puede aportar y me gusta, la aplico.

Rodrigo Fernández Noguera: Te quería preguntar, ya que note que uno de los puntos fuertes de la película es la calidad de producción. ¿Vos esto lo buscaste desde un principio?

A.W: Bueno, la calidad de producción es una palabra muy grande. Si queríamos que tenga buen nivel de producción en el sentido de querer siempre hacer una mejor película y tratar de superarnos película tras películas. En este sentido, el guion pasaba en Mendoza, pero ya a nivel narrativo, e hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance para que se vea grande la película digamos, en ese sentido. Más allá de Mendoza, lo que filmamos en Florencia, Italia también, como lo mismo en Buenos Aires. Todo se pensó como una película para ver en el cine, y la gente que paga una entrada, con lo cara que es, sienta que haya una diferencia entre ver la película en una pantalla grande que en una tele a pesar de que pueda ser grande. Lo mismo con el sonido, hubo como un trabajo de dar ese poquito más que pueden tener la película al verlas en el cine a diferencia de verlas en la casa de uno.

R.F.N: Claro, hacer que valga la pena.

A.W: Exacto (risas)

maxresdefault

S.E: Ariel, volviendo a las referencias. Como bien vos dijiste, en una de la últimas escenas, el personaje de Mariana (Valeria Bertucelli) tiene una remera de la película North by northwest, conocida acá como Intriga Internacional del maestro Alfred Hitchcock. Te quería preguntar, esto fue ¿Una referencia? ¿Un homenaje? ¿Salió de tu cabeza?

A.W: Bueno, la verdad que Intriga Internacional se transformó en una referencia que usamos en la película desde el vestuario, la colorimetría, un poco esto de las locaciones grandes, también el humor que tiene, ya que es una película que volvimos a ver. Entonces si se usó como referencia en este sentido y en un momento queríamos que el personaje de Valeria tenga una remera y dijimos: “que pasa si ponemos Intriga”. Era esa o la de Jean-Luc Godard Sin Aliento. Hicimos las dos remeras, las probamos pero nos quedamos con la Intriga Internacional.

R.F.N: Ariel, te quería preguntar si tenías algún próximo proyecto en vista.

A.W: Estamos trabajando desde Mi primera boda, viene siendo el próximo proyecto siempre, en una película mezcla de muñecos y 3D que es Olga y Martin, que es el personaje de Liniers, y es una película muy difícil y estamos trabajando todavía en el desarrollo de guion, que lo está escribiendo Patricio Vega pero es una suerte de E.T. así que estamos con muchas ganas de que tenga vida esa película pronto. Nada en rodaje actualmente, después de estrenar terminas agotado. Ya hacer una película por año está muy bien, salvo Woody Allen (risas) que no sé cómo hace, tendrá un doble o algo.

S.E: A disfrutar de Vino para robar ahora.

R.F.N: Unas merecidas vacaciones.

A.W: (risas) Exactamente.

Por Sebastián Espíndola y Rodrigo Fernández Noguera

No hay comentarios.

Agregar comentario