Últimas

“La Liga de la Justicia”: La lucha continúa

“La Liga de la Justicia”: La lucha continúa

“Liga de la Justicia“ presenta la continuación de la trama impuesta por “Batman vs Superman”: el enfrentamiento entre los dos más grandes héroes del mundo. El resultado es la aniquilación del hombre de acero y la novedad de que hay otros seres en el planeta que también son super poderosos.

En esta nueva entrega un ser maligno de otra dimensión llamado “Steppenwolf” se pretende apoderar de unas cajas que, juntas, pueden desenvolver el infierno sobre la tierra. Batman, incapaz de combatirlo por sus propios medios, convoca a esos seres de la película anterior para formar un equipo que pueda ayudar a revivir a Superman para devolverle la paz al Universo.

Este grupo que forma simboliza lo que un gerente de marketing llamaría “el crisol de las demográficas”, en el sentido de que el perfil de cada uno los personajes fue adaptado para que no quede nadie en el mundo occidental que no se pueda sentir identificado con alguno de ellos.

Batman es el hombre blanco, maduro, macho alfa, amante del dinero y el poder, que no necesita de nadie y que encapsula sus sentimientos bajo capas de músculo. Aquaman es lo mismo, pero borracho y con discapacidades intelectuales. Flash es un eterno adolescente, judío, muy acostumbrado al uso de Internet y la informática para relacionarse con el mundo, y que expresa sus dificultades mediante el humor “awkward”. Cyborg es negro, deportista y proclive a la violencia doméstica; y la Mujer Maravilla es… bueno… una mujer.

Esta mujer con no mucho diálogo trascendente goza del bastante cuestionable privilegio de ser el superhéroe cuyas posaderas son (por amplio margen) las más enfocadas por la cámara, a veces en planos insólitos fríamente calculados para que el espectador no se pierda de contemplar el revés de una amazona.

Superman no aparece en el poster promocional, pero (spoiler alert) después de revivir influye fuertemente en la trama en los momentos decisivos. Debe ser complicado generar conflictos creíbles cuando uno de los personajes tiene super fuerza, super velocidad, super rayos que le salen de los ojos y un super disfraz inspirado en la bandera de Estados Unidos.

Una aclaración importante: a pesar de tratarse de un film sobre gente disfrazada que va por la vida luchando contra el crimen, esta película no es apta para los más pequeños. Se ganó una calificación de prohibida para menores de 13 años por manejar un nivel alto y esperable de violencia y por mostrar en cámara la muerte de un sinfín de personajes secundarios. De todas maneras, maneja un registro mucho más suave que “Logan” e inclusive que “Batman vs. Superman”.

Los conflictos y motivaciones personales de cada héroe también pertenecen al mundo de los maduros: problemas para encotrar su lugar en la sociedad, dificultades emocionales en su relación con la famila y amigos; y la necesidad imperiosa de controlar nuestros instintos básicos en pos de “hacer el bien”.

Un detalle curioso es que, a pesar de que es el mundo está en peligro, la gente normal (es decir, la gente que habita ese mismo planeta que se está queriendo salvar) no aparece en la trama. Ni siquiera para decir “qué bueno que estos seres incuestionablemente superiores a nosotros nos están salvando la vida porque así se les antoja”. Los únicos humanos que llegan a figurar en cámara son una familia humilde de Rusia, a la cual los superhéroes llaman de manera un poco despectiva, “los civiles”. Es decir, usando el mismo lenguaje que usan los policías y los militares.

Pero más allá de las consideraciones psicológicas, “La Liga de la Justicia” tiene una filmografía alucinante. El manejo de cámara, los colores, la fotografía y los efectos especiales están todos muy cuidados plano por plano y aunque al espectador le importe un pepino el destino final de los superhéroes, mirar esta película puede ser una experiencia agradable.

Calificación:

Tráiler:

Comentarios

comments

Tags: