Últimas

“Mazinger Z: Infinity”: desde Japón con amor

“Mazinger Z: Infinity”: desde Japón con amor

En estos días se estará estrenando la nueva película animada de “Mazinger Z”, el personaje de ficción japonesa que cuenta con el peculiar honor de ser el primer robot gigante de manga en ser tripulado por un ser humano. A contramano de la moda de tomar superheroes de nuestras infancias y convertirlos en personajes con una psicología un poco más compleja o una historia más espectacular, los productores de esta película hicieron una continuación de la historia clásica, pero para niños.

Esta historia comienza cuando se descubre un Mazinger nuevo bajo la tierra, mucho más grande y poderoso que los que se venían usando en ediciones anteriores de la historia. Cuando el protagonista del Mazinger original (que se retiró de la lucha para convertirse en científico) va a revisarlo, se encuentra con que del robot gigante emerge un robot chiquito muy parecido a un ser humano.

De ahí en adelante la trama empieza a tomar giros entre bizarros y violentos, fiel al imaginario de la cultura japonesa. Es una película de acción, así que hay violencia, pero nada que impresione a un niño expuesto a la mega estimulación del siglo XXI. También hay algunos planos sugestivos en cuanto a contenido sexual, pero de mucho mejor gusto que lo que se ve en televisión abierta.

Lo que se les va a escapar a los niños, pero no al espectador adulto, son los guiños a la historia política de Japón que están insertados en la película de manera estratégica. Son varios, pero acá van los que más me divirtieron:

1. El malo de la película (que no es humano) hace una declaración de principios sobre sus planes para controlar al mundo alegando que el problema básico de la humanidad es que somos muy diferentes y en esas diferencias nunca nos vamos a poder poner de acuerdo. O sea, el personaje básicamente quiere imponer la globalización capitalista como forma de dominación mundial…. it’s funny because it’s true!

2. El malo de la película en un momento hace estallar algo sumamente parecido a una bomba atómica y hay varios planos de la destrucción que esto genera. Hermoso recordatorio que nos hacen los productores de que Japón es el único país de la historia del mundo que se comió no una sino dos bombas atómicas, a manos de Estados Unidos.

3. Como para fijar su postura sobre los temas sensible del rol de la mujer en la sociedad, el personaje principal hace una especie de montaje de recuerdos de convivencia con su esposa, uno de los cuales es él pegándole un golpe en la cara en primer plano.

4. El malo de la película (quien ya a esta se habrán dado cuenta de que es una metáfora del imperialismo) dispone de un ejército de robots colonizadores que adoptan distintas formas. Uno de ellos es Papá Noel.

Los productos culturales son una pata fundamental de la industria nacional japonesa, y eso hace que tiendan a tomarse en serio inclusive productos para niños de robots gigantes que se pelean entre sí. Pero a los niños tienden a demostrar poco interés en los asuntos de política internacional y lo bien que hacen.

Para ellos, los productores se tomaron la delicadeza de pedir que “Mazinger Z: Infinity” se estrenara con los diálogos doblados al castellano, sin subtítulos y con los carteles de la película sobreimpresos en castellano. Hágale un favor a su hijo o sobrino fanático de los superheroes de acción y muéstrele que hay vida más allá de Marvel y DC.

Calificación:

Tráiler:

Comentarios

comments

Tags: