Lo que faltaba: “Zombeavers”

“Me encantaría estrenarla en cines. Sé que con el primer trabajo y un pequeño presupuesto no sería tan común, pero traté de improvisar esta película con suficientes escenas, desarrollo de personajes, efectos y diversión para que sea capaz de lograr un estreno comercial.”

Así de optimista, iluso e inocente fue el realizador Jordan Rubin en una entrevista que le realizó un conocido sitio de noticias estadounidense. ¿El motivo de dicha conversación periodística? La salida de su primer trabajo tras las cámaras, titulado “Zombeavers“.

Impulsado por el deseo de ofrecer algo original y bizarro, digno del cine “clase b”, Rubin se juntó con los productores de (atentos con estos peliculones, eh!) “Cabin Fever“, “American Pie” y “¿Quiénes *&$%! son los Miller?” para concebir “Zombeavers“, un film que tal como lo dice su nombre, tiene como grandes protagonistas a un grupo de castores zombies que acecha a un grupo de jóvenes.

Cuando hace unos años nos preguntábamos lo mismo sobre la exitosa y ridícula “Sharknado” de Anthony C. Ferrante, omitimos un detalle importante: aquella producción televisiva claramente estaba destinada a hacer escuela.

El cocktail es irresistible y tentador, ya que con solo tener un ajustado presupuesto y actrices que están más buenas que poder ver los 64 partidos del mundial, podes crear un pequeño batacazo. Ojo! Es indispensable que todo esto se rinda a los pies de una trama exageradamente inverosímil y absurda.

Zombeavers girls and director

Jordan Rubin con las protagonistas de su opera prima

Ahora bien, la pregunta que honestamente me hago es ¿Y por qué no? ¿Qué tiene de malo darle una oportunidad a estas producciones que además de ser muy económicas tienen su público asegurado y despiertan el interés de los curiosos?

Volvamos al caso de “Sharknado“. Aquella producción de SyFy se estrenó en nuestro país gracias al BARS y la verdad que ver tamaña aberración dentro de una sala de cine, junto a un grupo de espectadores que entiende las reglas del juego, fue una verdadera fiesta.

¿Son los festivales, los cineclubs, o la piratería el destino final de producciones como “Zombeavers”? ¿Es justo eso?

“Te puedo decir que es algo que se podría estrenar, ya que hay gente que está dispuesto a verla. Es una experiencia que se vuelve más divertida al verla en una habitación con un montón de gente en lugar de hacerlo solo por VOD (video on demand)”

Qué se yo. La honestidad de Rubin y, ahora si vale destacar, la humildad en algún punto te terminan por convencer. Hay películas que nacen, viven y perduran para toda la historia como grandes clásicos. Hay otras que apenas pueden mantenerse en nuestras por memorias por mucho tiempo.

Y después vienen estas, como “Zombeavers“, “Sharknado” o cualquier otra (hay miles a lo largo de la historia del cine), que lo único que justifica su existencia es el hecho de compartir su visionado junto a un grupo de amigos para pasar un momento divertido.

¿O acaso se perdió para siempre esa posibilidad en el cine moderno?

 

Courtney Palm, Lexi Atkins, Rachel Melvi

De izquierda a derecha: Courtney Palm, Lexi Atkins y Rachel Melvi

Zombeavers Girls

¿No pagarías una entrada por verlas luchando contra castores zombies ?

Facundo J. Ramos

ramos.facundo@revistatoma5.com.ar

No hay comentarios.

Agregar comentario