Últimas

Nintendo Switch: El reencuentro de un escéptico

Nintendo Switch: El reencuentro de un escéptico

Corría el año 1995 y un chico de 11 años está frustrado, frustrado porque esta jugando un juego donde un señor con bigote salta y pisa hongos para matarlos. Al principio, era fácil, entretenido, pero luego de varios niveles y diferentes trajes (recuerda uno de rana, y otro de mapache) el juego se empieza a poner mas complicado, le exige más al niño, exige que su abuelo no lo moleste, que no lo distraiga porque ya esta en los últimos niveles donde hay mas cosas para esquivar, y eso al niño lo hacen enojar.

Eventualmente el niño después de muchos intentos y muchos días de volver a alquilar ese mismo juego (porque no estaba en sus posibilidades la compra) el niño logra pasar todos los niveles y con un sentimiento de realización enorme, le dice a su abuelo “ya no me lo traigas mas, lo termine todo”.

Esa fue la última vez que el que suscribe sintió ese amor, ese desafió en un juego de Nintendo, esa manera de encararlo donde nada mas importa, solo el objetivo de terminar porque sentís que algo le estas debiendo al juego.

Muchos años pasaron y también muchas consolas de esa franquicia y otras consolas que supe disfrutar cuando era pequeño, pero la vida me fue llevando para otras empresas. Tanto que hasta llegue a “descreer” de las nuevas franquicias y nuevas entregas de las que fueron apareciendo.

Hace un par de semanas se me dio la oportunidad de volver a…. ¿mi primer amor gamer?, podría decirse, asumo que si estas leyendo esto y sos mas o menos de mi generación (80 y tantos) te vas a sentir identificado. Entonces así fue como me hicieron llegar una Nintendo Switch para experimentar, después de mas de 20 años, que era lo que me estaba perdiendo todo ese tiempo. Si bien al estar en el medio gamer uno tiende a ver y recolectar información de diferentes fuentes, a veces la misma no es fehaciente, por eso mismo cuando se dieron a conocer las primeras reviews y los comentarios de amigos, yo seguí escéptico al respecto de la ultima consola nintendera.

Mi experiencia comenzó muy agradablemente, al apenas prenderla ya los sonidos, la interfaz simple pero no básica, me transportaron a esa época en que todo estaba bien, y en ese momento entendí, o mejor dicho recordé porque Nintendo es lo que es: Nostalgia y simpleza. Nunca pierden esa manera de hacer las cosas y por eso tienen su séquito de seguidores acérrimos, saben lo que pueden hacer bien y lo hacen mas allá de que el mundo vaya para otro lado.

Luego, me dispuse a probar el Super Mario Oddisey, para ver en que se había convertido ese señor bigotudo que se disfrazaba de mapache y pisaba hongos, y ahí estaba, todo tan nuevo pero a la vez tan familiar que me sorprendí. No sabia ni siquiera los controles y empece a investigar como se manejaba. Cuando me empece a acostumbrar a los movimientos en 3D, las cámaras etc, apareció en escena un gorrito, que me volvió a cambiar la manera de jugar y me abrió otro mundo frente a mi. Después empece a ver cosas que ya conocía, como secuestro de princesas, Bowser con sus familiares y todos los enemigos que había visto de chico pero ahora podía usarlos para avanzar en mi aventura, aventura que algunos pueden decir que es fácil; y si, lo es porque a alguien que no ha jugado Súper Mario desde el 3 no le costó ninguno de los bosses y hasta fueron bastante predecibles sus ataques. No obstante, no deja de ser una experiencia colorida divertida y amena.

En definitiva, la experiencia total de jugar en una Switch de alguien que se “reencontró” con Nintendo es positiva, debo decir que por muchos años me resistí a Nintendo, quizá su impronta aniñada fue lo que me mantuvo al margen todos estos años, pero como todo en la vida, tu pasado te alcanza y por lo tanto no se puede olvidar la puerta de entrada a este hermoso universo que hoy se disfrutar.

Quisiera agradecer a la gente de www.arenasgame.com.ar quien hizo posible este reencuentro.

Comentarios

comments

Tags:
Shisus Kraist

Blizzard fanboy serial, actualmente en rehabilitacion y medicado. Juego de todo menos deportes por preescripcion medica.