Últimas

“READY PLAYER ONE”: SPIELBERGO LO HACE DE NUEVO

“READY PLAYER ONE”: SPIELBERGO LO HACE DE NUEVO

Hace tan solo unos 3 o 4 años, un libro circuló por el bajo mundo literario y estaba en boca de todos. La lenguas lectoras decían que era un libro para adolescentes, de aventura y con los videojuegos y la cultura pop como estandarte.

El título en cuestión era Ready Player One, la ópera prima literario de Ernest Cline, un escritor ignoto (hasta ese momento) aficionado a los videojuegos y que inclusive sabe programar en BASIC (uno de los primeros lenguajes de programación informática). El libro fue lanzado en 2011, pero desde lejos se veía su pasta cinematográfica, ya que en antes de su publicación (en 2010) Cline tenía los derechos vendidos a Warner Bros. para que su historia sea una superproducción Hollywoodense.

Un tiempo después, ya con el libro como best seller y siendo un éxito, nos enteramos que el mismísimo Steven Spielberg se había interesado e iba a dirigir el film. Y con esto nada puede malir sal, ya que si alguien conoce el cine de aventura y la cultura pop de los 80’s y 90´s es el mismísimo Steven.

PULSA START PARA COMENZAR

La historia transcurre en el años 2045 y nos presenta a Wade Owen Watts (Tye Sheridan), un jugador del afamado mundo virtual llamado OASIS que aleja a toda la humanidad del mundo real, ya que nadie quiere ver la realidad debido al malestar que genera vivir en la misma. El creador de ese mundo es, James Halliday (Mark Rylance) quien luego de morir y con su avatar Anorak dejó escondidas tres llaves en todo el OASIS. Quien encuentra las mismas y conozca el secreto de ese mundo será el ganador de medio billón de dólares y obtendrá el control total de todo el videojuego. Las claves para dar con dichas llaves están basadas en la cultura pop de los 80 (90’s y 00’s también podríamos decir). Es entonces donde el “quest” por esos secretos comienza.

En la contraparte tendremos a una malvada corporación (parece ser que en todas las historias de adolescentes los malos son corporaciones) liderada por Nolan Sorrento (Ben Mendelsohn) quien quiere hacerse con la fortuna y así dominar el mercado tecnológico. Pero para hacerle frente Wade no estará solo, tendrá a sus amigos: Samantha Cook alias Art3mis8 (Olivia Cooke), Helen Harris alias HACHE (Hannah John-Kamen), Daito (Win Morisaki) y Sho (Philip Zhao).

La trama, de naturaleza atrapante, es llevada con maestría por Spielberg, quien sabe darnos aventura a montones y acá no defrauda. Con un guión escrito por el mismo Cline, la adaptación se toma sus licencias del libro, pero son licencias que refrescan la esencia cinematográfica, dándole incluso algunas mejores cosas que el libro. Con actos bien marcados pero con varios clichés adolescentes y muy predecibles podemos decir que es un punto correcto de la película.

TODO EN MAS DE 16 BITS

En el plano visual, el film es impactante. Pero no esperábamos menos de Spielberg y un estudio multimillonario que no escatima en gastos. La banda de sonido ayuda mucho, esos clásicos de los 80’s si se dejan escuchar y la selección es sublime. Creo que uno de los puntos mas fuerte del film es este.

Durante todo el film, iremos viendo mucho de fanservice (término que se usa para hacer algo por amor a los fans) en donde veremos miles de referencias a la cultura pop y a elementos que formaron a las personas que hoy tienen entre 20 y 40 años. Battletoads, Tortugas Ninja, El gigante de Hierro, Volver al futuro, El Resplandor, Godzilla y hasta Overwatch (tal vez de los más nuevos). No queda casi nadie afuera y eso, para los nostálgicos y amantes de lo freak, es poesía para sus ojos. Es que el recurso del OASIS (un juego virtual donde podés crearte cualquier avatar, donde todo es posible) ayuda a empujar todo personaje o elemento posible a la trama. Incluso en momentos, el film peca de dar fanservice por el fanservice mismo, algo que cuando sucede, se nota.

SOLO UNA FICHA MÁS, LO PROMETO

Ready Player One es una película muy divertida. Es cine de amor y nostálgico puro. Con sólidas actuaciones (varios de los jóvenes sorprenden) que cumplen con lo que quieren contar, efectos visuales que son caramelos y elementos que enamoran hasta al más ajeno al mundo nerd.

Dejando de lado los giros y momentos obvios y predecibles de la historia (al fin y al cabo es un libro para adolescentes), la película logra atrapar y mantener en vilo al espectador hasta el final. Tiene de todo, romance, aventura, una épica batalla (de las mejores escenas) y por sobre todas las cosas, esa poesía amorosa a dos décadas que supieron alimentar a generaciones. Sin duda un muy disfrutable film que nadie debería perderse. Después de todo es Spielberg y sabemos que casi nunca defrauda.

Calificación

Trailer:

Comentarios

comments

Tags:
Sebastián Espíndola

Director y editor de @RevistaToma5. Vanguardista de casi nada, pero consumidor de casi todos. De chico quería ser detective privado.