Crónica de un aniversario

(Spoilers de The Day of The Doctor)

Alcanzaba con abrir Google para darse cuenta que algo importante estaba pasando. Ni bien entrabas en el buscador más popular, te encontrabas con un doodle de esos que sirven para jugar y pasar un buen rato, intentando rescartar a las letras de Google secuestradas por un malvado cucurucho de metal con una sopapita.

Ese día, mucha gente conoció Doctor Who.

El 23 de noviembre de 1963 se emitía por primera vez la serie del viejito oriundo de Gallifrey, ese que era en realidad mucho más viejo que lo que ilustraba la cara de William Harnell. Cincuenta años se cumplieron de esa emisión y la fiesta fue global. Noventa y cuatro países proyectaron en salas de cine y en simultáneo el esperadísimo episodio aniversario The Day of The Doctor, y Argentina no se podía quedar afuera.

En la misma sala 4 del Cinemark de Palermo, la misma que hasta hacía un ratito estaba proyectando Los juegos del hambre: En llamas, y a escasos minutos del horario pautado, cambiaron el cartel y los Whovians empezaron(mos) a enloquecer. La excitación, el nerviosismo y la felicidad por la llegada de ese momento sobrepasaban todo tipo de orden o control -que tampoco era mucho-.

Desde mayo se esperaba este acontecimiento, cuando se emitió el último episodio de la séptima temporada, The Name of The Doctor. Y la larguísima espera tuvo una gran recompensa.

Clara ahora es maestra en la misma escuela a la que acudiera Susan, la nieta del Primer Doctor. Mientras se encuentra dando clase, recibe una llamada de ya-sabemos-quién y de ahí en más se desata un non-stop de hechos que, por fin, unen la brecha entre el “Doctor Clásico” y el “Doctor Moderno” que existía desde la película de 1996 y el re-lanzamiento de la serie en 2005.

Volvemos a encontrarnos con el Doctor Guerrero -John Hurt- que tiene un papel clave en hechos que aún no sucedieron en su línea temporal. Lo conocemos antes de realizar el gran genocidio, antes de usar el arma más poderosa de la que el universo tenga conocimiento: El Momento. Un arma tan poderosa que incluso ha desarrollado una conciencia propia. ¿Y quién mejor que Rose Tyler, versión Bad Wolf, para ejercer de conciencia de un Doctor roto y desesperado?

Esta encarnación se encuentra con las dos últimas -David Tennant y Matt Smith- y juntos, los Tres Doctores intentarán evitar que la Tierra se vea invadida por los Zygons. En el proceso, los Doctores se darán real cuenta de lo que significó destruir su propio mundo. Ese Doctor Guerrero, dispuesto a hacer lo que haga falta para terminar la Guerra del Tiempo, ya no estárá tan seguro de que quemar Gallifrey sea la solución.

La sala -llena a tope- ovacionaba la re-aparición de personajes que se extrañan, de viejos Doctores e incluso del Doctor por venir. Porque hasta Peter Capaldi tiene un pequeño cameo. Ese momento en que se ven sus ojos encendidos de fuego, dieron la pauta que lo que se viene es fuerte. Porque sí, entre todos, Doctores pasados y futuros evitan que Gallifrey caiga.

Ahora, la tarea del Doctor es la más difícil y a su vez, la que tal vez más satisfacciones le traerá: volver a Gallifrey, volver a casa.

Cronica: Leticia Bellini

Fotos: José Francisco Couso Valdez

Mira toda nuestra galería del evento en TOMA5

No hay comentarios.

Agregar comentario