Volvió “Game of Thrones” con su séptima temporada

Después de esperar más de un año, finalmente llegó a HBO la séptima temporada de “Game of Thrones”, con un resultado muy positivo. A pesar de que algunos espectadores se quejaron de su lentitud o falta de acción, fue un capítulo que se caracterizó por mostrar dónde habían quedado los personajes más importantes y cuáles son sus principales motivaciones. (ATENCIÓN: Este artículo contiene spoilers para quienes no vieron el episodio)

La escena que abrió esta séptima temporada fue épica, con un personaje que sabíamos que ya estaba muerto y que nos pudo haber desconcertado por un momento, pero que rápidamente nos puso en eje de lo que estábamos viendo. Arya ya maneja con una gran exactitud el ser una niña sin rostro y tomar la figura de otra persona. Una vez que terminó con el clan Frey, su próxima víctima será Cersei. A pesar de que creíamos que se embarcaría hacia Winterfell luego de estar tanto tiempo fuera de casa, primero buscará concluir con los nombres que se encuentran en su lista.

Mientras tanto, en Winterfell Jon fue proclamado como el Rey del Norte y poco a poco fue consiguiendo el apoyo del resto de las casas. Sin embargo, vemos que su relación con Sansa es un poco tensa, debido a que la verdadera heredera del territorio adquirió cierta experiencia estando con Cersei, Tyrion, y Ramsay Bolton, además de tener los consejos permanentes de Littlefinger que también tiene en claro su propio propósito. Si Jon no la deja participar de todas las decisiones, la relación entre los hermanos estará complicada. Por el momento, será el bastardo el que lidere toda la acción en el Norte, aunque esté más preocupado por lo que ocurrirá con los Caminantes Blancos.

Por su parte, los Lannister, quienes solamente quedaron dos (porque a Tyrion no lo podemos contar, ya que se convirtió en la mano de Khaleesi y siempre estuvo enfrentado a Cersei, seguramente más ahora que ella se convirtió en reina), se encuentran en una posición complicada, ya que tienen más enemigos que aliados. Intentaron hacer un acercamiento con Euron Greyjoy, tío de Theon y Yara (quienes también están con Daenerys Targaryen), pero a cambio el quiere casarse con Cersei. Si bien tienen las mismas motivaciones, Euron no es un personaje digno de confiar y seguramente lo que hará para ganarse la confianza de Cersei no será nada bueno para el resto de alguna de sus familias.

Los Caminantes Blancos tuvieron un gran protagonismo en este episodio, a pesar de no pasar tanto tiempo en pantalla. Por un lado, esto se debió al trabajo que está realizando Sam Tarly. El pobre llegó a Citadel pensando en convertirse en un Maester, pero en cambio tiene que realizar tareas menores y bastante repugnantes. De todas maneras, su voluntad y ganas de ayudar a Jon pudieron más y descubrió ciertos detalles interesantes para combatir a los Caminantes. Lo mismo ocurrió con el Perro, que está con la Hermandad sin Estandarte, que el fuego le reveló la ubicación del ataque de este enemigo. Son dos datos que ayudarán mucho para el enfrentamiento.

Por último, Daenerys ya llegó a Westeros con su flota, dragones y aliados (Tyrion, Varys, los hermanos Greyjoy, Dothraki) para instalarse en Rocadragón, un lugar estratégico, tanto para la lucha como por los elementos que se encuentran en dicho territorio.

En resumen, este primer episodio nos dio un pantallazo de los personajes principales de “Game of Thrones” y qué es lo que se vendrá para los seis restantes capítulos.

No hay comentarios.

Agregar comentario