Últimas

ANTHEM: Tiembla Tony Stark

ANTHEM: Tiembla Tony Stark

Y al fin arranco el 2019, ya pasaron las fiestas, las vacaciones, la feria judicial está llegando a su fin y los juegos anunciados desde la E3 del año pasado en adelante están comenzando aparecer más seguido por todos lados y a salir a la venta. Algunos se hacen desear un poco más, y otros presurosos, salen para acaparar la atención de todos, anunciándose con bombos y platillos. Tal es el caso de Anthem, la nueva apuesta de EA en conjunto con el “accidentado” BioWare, quien no tuvo un muy buen 2018, y que pretende arrancar con todo este año, a toda máquina y apostando a que esta nueva IP logre borrar, o al menos atenuar, los errores pasados. Pero veremos si le basta o se quedo corto. Por mucho o por poco.

Este año, en Toma 5 nos pusimos de acuerdo en dejar de ser condescendientes con los juegos. Vamos a glorificar a aquellos que se lo merecen y dilapidar a aquellos otros que hicieron mal las cosas. Así que arranquemos.

Una Historia que daba para mucho mas.

Quizás unos de los puntos postivos del juego es si duda su historia que, por lo general, o no suelen ser buenas, o son prácticamente nulas en los juegos de este estilo.

Sin embargo, no es la gran cosa, es más bien simple, pero a la vez contundente: En el marco de un mundo salvaje y hostil, Fuerte Tarsis es una de las escazas civilizaciones de la raza humana que habita este mundo regido por una especie de fuerza misteriosa llamada The Anthem of Creation, que naturalmente y de forma inesperada desata cataclismos que moldean ese mundo, sin importar que tipo de daños cause, lo cual pone en peligro a las pocas civilizaciones de ese mundo.

Es por eso que con recursos y reliquias de una civilización antigua los seres humanos de Fuerte Tarsis crearon a los Javelin, Una especie de exoarmaduras al estilo Iron-man, las cuales les posibilitan ponerse a la altura de los cataclismos para acabarlos o controlarlos antes de que generen más daño.

Pero en el último cataclismo algo salió mal, por la soberbia que caracteriza a la raza humana (y en este caso de los freelancers, pilotos de los javelin) creyendo poder detener dicho cataclismo imposible de controlar, muchas vidas fueron perdidas. Por esta razón, es que dos años después (en donde se desarrolla nuestra historia) los freelances y sus armaduras carecen de prestigio y confianza por parte de las civilizaciones de humanos que quedaron en pie. Por lo cual los Javelin solo se utilizan para trabajos por encargo, que puedan presentar algún grado de peligro o no y que, por si fuera poco, son los menos.

Pero a veces menos es más

Porque esta historia tiene un punto más que negativo. Y es su desarrollo y la narrativa. Todas las conversaciones que tengamos con los demás personajes y la interacción dentro de Fuerte Tarsis carece de profundidad o, mejor dicho, no aportan absolutamente nada a la historia, son completamente intrascendentes. Las opciones que el juego nos presenta para responder dentro de una conversación son completamente ambiguas y el resultado, eligiendo una u otra respuesta, siempre es el mismo. Carece completamente de vitalidad, por decirlo de alguna manera.

Peor aún, porque las conversaciones no se limitan a ocurrir dentro de Fuerte Tarsis que es como una especie de Safe Zone, si no que fuera del mismo, en plena misión las conversaciones continúan con los Cyphers, una especie de oráculo que nos guía a través de las distintas misiones sin moverse de Fuerte Tarsis. Pero lo peor de todo es que no se callan, ni siquiera durante un momento de intensa batalla y a veces, hasta hablan de aspectos importantes a los cuales se complica prestarle atención en medio de una infinita balacera. Un detalle descuidado que arruina por completo la experiencia de juego. Y no es el único.

Experiencia y jugabilidad. Una de Cal y una de Arena.

Manejar un Javelin es un placer. Con una perspectiva en tercera persona y controles completamente intuitivos se hace más que fácil controlar a nuestro personaje. A los básicos controles shooter de apuntar, disparar, recargar, moverse lateralmente, cambiar de arma y tirar ataque especiales etc., que casi en su totalidad son iguales a distintos juegos del mismo estilo, se le suman los  controles de vuelo, que son más que simples, pudiendo con estos volar a toda velocidad o flotar de manera estática o sobrevolar una zona en posición vertical, generan una jugabilidad dinámica y divertida que te permite dominar a tu javelin en su totalidad en muy poco tiempo después de comenzar el juego, incluso la posibilidad de realizar combos y ataques especiales se aprende rápidamente.

A tu disposición tienes 4 tipos diferentes de armaduras, Cada una posee diferentes cualidades como, mayor resistencia, poder de ataque, cadencia de tiro o velocidad, etc. Y a medida que vayas desbloqueando a cada una de las armaduras que, dicho sea de paso, no presenta ninguna dificultad podrás usar una u otra a tu gusto, o bien optar por la más adecuada para la misión.

Dentro de Tarsis la perspectiva cambia a 1ra persona lo que permite apreciar con más detalle el entorno como también la interacción con diferentes personajes (en relación a gestos al momento de los diálogos y demás). Optar por una perspectiva u otra ya sea en una misión o en Fuerte Tarsis es un aspecto positivo ya que cada una se adapta a la perfección a la acción que se desarrolle.

También dentro de Fuerte Tarsis nos encontraremos con diferentes sectores que se relacionan directamente con nuestro Javelin y el mundo exterior. Encontraremos el sector de Cámara, donde podremos cambiar las armas y el equipo, añadir y cambiar componentes de nuestra armadura, utilizar los objetos consumibles u demás.

Otro de los sectores es la Fragua en donde podemos equipar a nuestro Javelin con aquellas armas y componentes que hayamos desbloqueado en la Cámara, así como también realizar modificaciones estéticas en nuestra armadura.

Por ultimo tendremos el bazar, que como su nombre es un sector de compras.

Conforme vaya desarrollándose el juego podremos acceder a desafíos diarios, semanales y mensuales, los cuales también se encontrarán dispuestos en el Fuerte, para realizar alguno de ellos.

También existe le Córtex, al cual accederemos presionando el botón de Options (en el caso de PS4) que no es más que un apartado en el que podremos ver los objetivos y desafíos a completar. La biblioteca, que está plagada de documentos que explican todo lo que quieras saber acerca de la historia y demás. La armería, a la cual podremos sumar planos de fabricación de armamento y componentes para mejorar nuestro javelin. El buzón que son notificaciones por fuera del entorno del juego y como siempre los tutoriales que dudo que sirvan, porque cuando digo que es un juego que se aprende a jugar fácil, es porque así es.

En cuanto a los diferentes modos de juego que tienes a tu disposición encontraras: la misión principal, juego libre, baluarte y partida rápida. Cada una las puedes jugar de modo privado estando solito con tu alma, o de manera publica la cual te unira a otros jugadores de manera aleatoria.

Lamentablemente…

En cuanto a la experiencia tuvimos sentimientos encontrados. El juego dista mucho de estar pulido al 100 %. Pantallas de carga eternas en cuanto pasas de una instancia a otra. Problemas de conexión, aunque son los menos. Después de un tiempo se vuelve monótono y repetitivo.

Jugar solo es lo peor que te puede pasar. Se torna completamente aburrido, pero bueno, después de todo, es un juego orientado a multiplayer. Así que mi recomendación es que te pongas de acuerdo con 3 amigos más y armes tu escuadrón, los cual elevara positivamente la experiencia a la hora de jugar.

Una pena que se vea y se escuche de la Ostia

En cuanto a los aspectos técnicos podemos darnos cuenta que, si bien hay un Downgrade entre las imágenes previas que vimos al momento de anunciado el juego y la versión final, el mismo goza de una calidad excelente. El terreño exterior es increíblemente enorme y cuenta con un nivel de detalle impactante que, con sus efectos de iluminación maximizan aún más la sensación de inmensidad de los escenarios. Pero vale la pena mencionar que esta inmensidad y nivel de detalle tiene su contraparte y es la del Frame Rate, con lo cual quiero decir que por momentos sentiremos una baja significativa en la cantidad de frames, sobre todo cuanto más poblada este la pantalla de objetos en movimiento.

En cuanto al sonido y la música están a la altura de un juego de acción frenética y que goza de momentos de “poesía heroica” por llamarlos de alguna manera. Gracias a todos los efectos de sonido los momentos de acción son intensos y frenéticos, y la música acompaña muy bien esos momentos y aquellos otros en los que estemos explorando felizmente por las praderas como “la Novicia Rebelde” sin peligro alguno.

Quizás hubiera venido bien un retraso.

Definitivamente en Anthem queda muchísimo por hacer, muchos detalles por pulir. Tratando de hacer un balance tiene bastantes puntos positivos, pero tan mal aprovechados que terminan convirtiéndose en negativos. Si de seguro van a salir parches para solucionar algún que otro problema. Agregaran contenido. En esta era de los videojuegos, la cosa no se termina cuando un juego sale a la venta. Importa mucho el “servicio post-venta”, pero ya sabemos que la primera impresión es la que cuenta, y si esta es mala, vamos a desconfiar de cualquier cosa.

En fin, si BioWare buscaba la redención con este juego, creemos que se quedó corto. A Anthem sin duda le falta un golpe de horno. Fue un mal timing.

A propósito, les dejo la Video Review de mi queridísimo hermano de la vida Sebastián Espíndola, que advierto, es un poco más duro que yo y no tiene pelos en la lengua. ¡Nos estamos viendo!

Historia:

Gráficos:

Sonido:

Gameplay:

Experiencia:

VIDEO REVIEW:

Comentarios

comments

Tags: