Últimas

BAFICI [17]: 5 películas de terror imperdibles

BAFICI [17]: 5 películas de terror imperdibles

El BAFICI siempre funciona como el escenario ideal para el desembarco de propuestas originales, exitosas y reconocidas de uno de los géneros más queridos y festejados por los amantes del séptimo arte: El terror.

Por ese motivo, no queríamos dejar pasar la oportunidad de hablar exclusivamente de aquellas películas que solo los más valientes se animarán a disfrutar en esta 17° edición del festival de cine independiente más importante de nuestro país.

Las siguientes 5 películas de terror son imperdibles y el marco que ofrece el inminente BAFICI es ideal para que vos y compañía disfruten de la mejor cara de un género en la pantalla grande más caliente, violenta y salvaje de la cartelera argentina.

«It Follows» de David Robert Mithcell

¿Qué nos dicen desde el Festival?: Tras su sobresaliente debut –la imprescindible The Myth of the American Sleepover–, Mitchell demuestra con Te sigue que es uno de los pocos cineastas actuales que realmente entienden por dónde va eso de asustar. Como un coming of age que se transforma en un they’re coming to get you, su segundo opus es una película de terror que revierte los lugares comunes del género y acumula tensión con planos imposiblemente abiertos y cadenciosos movimientos de cámara. La clave es la brillante construcción de climas, en un singular universo propio con reglas potentes: el Mal toma distintas formas humanas, y ataca a sus víctimas hasta matarlos brutalmente. Para evitarlo, hay que tener sexo a mansalva, dejando al amor lejos de la ecuación. Si en el cine de terror los ejes cartesianos son el clima y los sobresaltos, Te sigue rankea muy alto en el primero: en vez de sustos esporádicos y predecibles (el peor mal del cine de género actual), la fina y muy calculada construcción climática de Mitchell mantiene en vilo al espectador, con un admirable clasicismo discursivo acompasado por la poderosa banda sonora de Disasterpeace.

¿Qué decimos nosotros?: Ya vimos esta película en el pasado Festival Internacional de Mar del Plata y sí, es una verdadera joyita para los amantes del buen cine de terror. Pero «It Follows» va más allá de lo que uno puede esperar de una propuesta de este estilo; las buenas actuaciones de su elenco (liderado por la bella Maika Monroe), los sustos asegurados, el gran apartado técnico (donde la música de Disasterpeace se destaca cómo pocas veces hemos visto en el género) y los sustos asegurados no parecen suficientes argumentos para retratar la grandeza y la importancia que tiene (y seguramente tendrá) el segundo trabajo de Robert Michell para el cine de terror. «It Follows» es más que una película; Es el grito de esperanza que alza en el cielo la bandera de «No todo está perdido«.

«Musarañas» de Juanfer Andrés y Esteban Roel

¿Qué nos dicen desde el Festival?: Enferma de agorafobia, Montse vive confinada en un apartamento que comparte con su hermana pequeña, a la que cuida desde que eran niñas. En el fondo, a Montse esta situación le viene bien, pues le permite no tener que enfrentarse a muchas cosas, entre ellas, a la hostil y opresiva España franquista en la que vive. Todo cambia el día que un vecino sufre un accidente en la escalera del edificio. Desafiando sus miedos, Montse decide acogerlo y cuidarlo, pero la irrupción del hombre en el hogar familiar de las dos mujeres no tardará en romper el ecosistema establecido hasta aquel momento. Los directores Juanfer Andrés y Esteban Roel debutan con esta película que juega a encerrarse entre las cuatro paredes de un apartamento para intentar crear cierta claustrofobia, en un ejercicio similar al que el productor del film, Álex de la Iglesia, propuso en su momento con un retrato tan español como es La comunidad.

¿Qué decimos nosotros?: Nuestros amigos españoles la tienen muy clara a la hora de concebir historias de terror bajo cuatro paredes. No importa el subgénero, ellos siempre logran adaptarlo a escenarios más incómodos, pequeños y claustrofóbicos. «Rec» tenía zombies en un edificio, «Los otros» y «El Orfanato» presentaban tétricos fantasmas en respectivas casas abandonadas y así la lista se va haciendo cada vez más amplia con el correr de los años. Ese tópico, que habla a las claras de que el terror está presente tras la puerta de tu vecino o en el edificio lindero a tu casa, también fue explotado por el magnifico Álex de la IglesiaLa habitación del niño«) quién ahora oficia de productor en la opera prima de Juanfer Andrés y Esteban Roel, quienes explotan la versatilidad y el talento de la bella Macarena Gómez con la intención de ponerte los pelos de punta por un largo rato. Después de esto, seguro que ante el mínimo ruido en tu casa, vas a empezar a cruzar los dedos.

«Starry Eyes» de Kevin Kolsh y Dennis Widymier

¿Qué nos dicen desde el Festival?: “Únete a mí. Durante estos días verás con placer cuáles son mis artes. Te daré lo que nunca ha visto hombre alguno”. La misma sentencia que Mefistófeles utilizó para seducir al anciano Fausto es aplicable a Sarah Walker, una joven actriz dispuesta a todo con tal de abandonar el microuniverso de hipsters y aspirantes a cineastas independientes en el que parece varada. La oportunidad llega, y es terrorífica y dolorosa, lo que la transforma en un ser dispuesto a arrasar con cualquier rastro de su pasado. Sería un error tomar a Starry Eyes como otro ajuste de cuentas con el lado oscuro de la Meca del cine: su retrato despiadado de una comunidad de mumblecores incapaces, su vuelta de tuerca del mito del Hollywood satánico, la abrumadora interpretación de Alex Essoe y un alucinado tramo final no apto para públicos impresionables hacen del film una experiencia atípica, trepidante y divertida.

¿Qué decimos nosotros?: Hacia tiempo que no veíamos una actuación tan realista y perturbadora en una película como la que nos regala la bella Alex Essoe en «Starry Eyes«. En sus hombros recae toda la responsabilidad que implica transformar este film en algo más que un drama y en un exponente más del género del terror arriesgado y tormentoso. Kolsh y Widymier amagan todo el tiempo con liberar «algo más» durante esa primera parte del film donde el suspenso y el misterio marca el ritmo de la historia. Sin embargo, ya sobre la mitad del metraje, ese detonante que todo buen espectador del género reconoce como indispensable dice presente y termina siendo una verdadera sorpresa que arremete con fuerza (y mucha violencia) sobre todos (y todas) sin levantar nunca más el pie del acelerador. ¿Puede alguien ser exageradamente linda y peligrosamente aterradora? La respuesta la encontraran en esta historia de renacimiento, fuerzas oscuras y ambiciones desbordadas.

«Tusk» de Kevin Smith

¿Que nos dicen desde el festival?: #WalrusYes o #WalrusNo: ese era el desafío que le dio Kevin Smith, padre fundador de la charla geek pasada de lista (pero honesta en su minuciosidad canchera, como inauguraba su Clerks en 1994), a su legión de seguidores de su reinserción laboral, su radio de podcasts. Era junio de 2013, y Scott Mosier y él, cuasi retirado como director, fantasearon gracias a la noticia de un hombre que pedía un compañero “dispuesto a disfrazarse de morsa de vez en cuando”, una versión del colmilludo fetiche al estilo de la Hammer. Tusk es el bizarro resultado de #WalrusYes y la película más deforme de Smith (que venía de hacer Red State, su primer flirteo con el terror). Canchera, segura, consciente (más todavía) y fascinada con los diálogos (siempre, y ahí Michael Parks se viste de gala a lo Dr. Moreau). Como nunca, Smith busca ser medianoche de autocine en los setenta y crea una película mutante, que toca lugares que a veces hacen cosquillas y otras provocan arcadas, o una agobiante, nueva, atroz y conmovedora mezcla de ambas cosas.

¿Qué decimos nosotros?: Bancamos fuertemente esta nueva faceta de Kevin Smith quien, alejado de las comedias originales y rebuscadas (disfrutamos de esas películas eh!), se anima a explorar y explotar géneros varios con su sarcástica mirada del mundo moderno y la siempre vigente caradurez que le permite gritarnos en la cara «Yo soy el director de esta película y hago lo que quiero«. Y si bien esto ya lo sabíamos gracias a sus trabajos más viejos y a la más reciente «Red State» (su primera incursión a «algo» parecido al género de terror), con «Tusk» la tortilla gira de forma radical: En esta oportunidad es el espectador el que gritó, grita y seguramente gritará «No tenés los huevos suficientes para hacer lo que boqueas» y será el director el que a través de una combinación de humor, gore, drama y por qué no un poco de parodia, intentará cerrarnos la boca una vez más. ¿Lo logra? No queremos ser tan obvios, pero si «Tusk» está en esta lista, es obvio que a Kevin Smith lo que le sobran son huevos.

«Eat» de Jimmy Weber

¿Qué nos dicen desde el Festival?: La búsqueda del triunfo en Hollywood, el sueño de ser actriz. A los treinta y pocos, Novella McClure tiene varios problemas. 1) No se ha convertido en estrella. 2) No solo eso, sino que tampoco logró un papel en los últimos tres años. 3) Su nombre suena a actriz porno del siglo pasado. 4) Hay actrices más jóvenes dispuestas a cualquier cosa por un pedazo de fama. 5) Tiene dificultades para pagar el alquiler. Entre todo esto, se suma un problema nuevo: ¡empieza a comerse a sí misma! ¿La ópera prima de Jimmy Weber es una In My Skin menos seria? ¿Una crítica metafórica y satírica al descarte de los cuerpos en Hollywood? ¿Una película gore? Puede ser todo eso, más un despreocupado melodrama clase B con gracia, velocidad y alguna secuencia de venganza brutal, buenas dosis de humor negro y una actuación memorable de la protagonista, Meggie Maddock. Sí, están pensando que Meggie Maddock es un nombre apenas mejor que Novella McClure. Es cierto: quizás, en ese sentido, Eat tenga algo de documental.

¿Qué decimos nosotros?: Si «Starry Eyes» se encuentra en esta lista y trata sobre la desesperada búsqueda (y sus consecuencias) de un objetivo que parece inalcanzable, «Eat» también se merece su lugar. La opera prima de Jimmy Weber tiene sus similitudes con aquel film, pero acá la lupa se ubica sobre otra faceta interesante de la misma historia (muchacha joven y bella que busca triunfar en hollywood) y ofrece una BRUTAL película al retratar el autoflagelo de nuestra protagonista producto de sus repetidos fracasos. Acá el sistema que cierra puertas no es el peor enemigo, sino más bien la propia ambición de nuestra blonda protagonista que en un ataque de nervios empieza comerse las uñas…y a partir de ahí no para. Prepárense para cerrar los ojos y taparse los oidos en varias oportunidades, porque las escenas de «canibalismo» son TREMENDAS y más de uno se preguntará en varias ocasiones ¿Qué hago viendo esto?. Nosotros todavía no tenemos la respuesta, pero seguimos vivos y tenemos la cabeza, literalmente, un poquito más abierta.

Facundo J. Ramos

ramos.facundo@revistatoma5.com.ar

Comentarios

Tags:
Facundo J. Ramos

Periodista. Editor de la sección "Cine" en Revista Toma 5. Contacto: ramos.facundo@revistatoma5.com.ar Tw: @FakaJr