Últimas

BAFICI XVI: “Big Bad Wolves” de Aharon Keshales & Navot Papushado (2013)

BAFICI XVI: “Big Bad Wolves” de Aharon Keshales & Navot Papushado (2013)

Es increíble como Tarantino se esmera por meter aun más la pata en el barro para dejarnos en claro que atraviesa un mal momento en términos cinematográficos: “Big Bad Wolves” está lejísimos de ser esa joya merecedora de todos los halagos que él se encargó de otorgarle y resulta imposible tratar de ubicarla en el podio de lo mejor que dejó el cine durante el 2013.

De todas formas, conservando un estilo visual muy parecido al que presentaron en su opera prima y con un correcto ritmo narrativo, el nuevo trabajo de esta dupla de realizadores israelís es una buena película que se disfruta y ofrece un perverso y entretenido espectáculo para los amantes del humor negro. Para el resto solo queda advertirles que no hay mucho más que eso en esta propuesta.

Sin demasiadas introducciones la historia de “Big Bad Wolves” presenta a priori una serie de elementos interesantes para crear un buen thriller: en medio de una vertiginosa cacería de un asesino de niños, el padre de una de las víctimas secuestra al principal sospechoso (un aparentemente inocente profesor) para tratar de dar con una “parte indispensable” del cadáver de su hija. Sin embargo, en su camino también se cruzará un desprolijo investigador dispuesto a todo para dar con el criminal. Así, cada uno de estos tres excéntricos personajes terminará por convertirse en piezas claves dentro de una serie de perversos planes.

Con estos tres antihéroes (interpretados por Tzahi Grad, Lior Ashkenazi y Rotem Keinan) y un solo escenario (una tétrica casa ubicada en el medio de un bosque) Keshales y Papushado construyen el 75% de su nueva película, ya que la mayor parte de la misma lamentablemente se reduce a un prolongado, violento e irregular interrogatorio que busca cumplir los diferentes objetivos de las personas involucradas.

Los mayores aciertos de esta producción sin lugar a dudas se encuentran dentro de su correctísimo apartado técnico: la magnífica banda sonora compuesta por Haim Frank Ilfman, la oscura y sombría fotografía de Giora Bejach y el más que convincente trabajo de edición de Asaf Korman.

Alejadísimos de la magnitud y la ambición que presentaba la desconcertante y eficaz “Rabies”, Keshales y Papushado no logran dar en la tecla con su último proyecto, ya que se limitan a contar apenas una situación violenta y monótona que pertenece a un contexto mucho más violento y, a priori, más llamativo. Y esa es la principal falencia de “Big Bad Wolves”: dejar el thriller de lado para convertirse en una repetición de escenas violentas y absurdas que apuntan solamente a satisfacer a los amantes del humor negro y la hemoglobina.

Por ese motivo, lejos de ser una propuesta aburrida, “Big Bad Wolves” es una película muy simple y direccionada hacia un solo público. Y caer en esa sencillez, para satisfacer a tan solo un pequeño nicho, es innecesario para esta dupla de realizadores que hace unos años nos regaló una impresionante obra llena de suspenso y audacia.

Crucemos los dedos para que los próximos proyectos de estos israelís se asemejen más a “Rabies” y se alejen de las producciones vacías y estilizadas que se evaporan rápidamente en el olvido luego de sobrevivir a duras penas el primer visionado.

Calificación: puntuacion 3

Trailer:

Facundo J. Ramos

ramos.facundo@revistatoma5.com.ar

Comentarios

Tags:
Facundo J. Ramos

Periodista. Editor de la sección "Cine" en Revista Toma 5. Contacto: ramos.facundo@revistatoma5.com.ar Tw: @FakaJr