Últimas

«Bajo la misma estrella»: La culpa es del destino

«Bajo la misma estrella»: La culpa es del destino

En la tragedia de Julio César, Shakespeare decía a través del personaje de Casio: «¡La culpa (…) no es de nuestras estrellas!». La frase inspiró a John Green, el autor del libro que da nombre a esta película, para titular a su obra «The fault in our stars» (literalmente «La culpa es de nuestras estrellas»). Con lo cual pareciera afirmar que todo está escrito y no hay nada que podamos hacer para cambiarlo. Pero lo que quiere demostrarnos Green, es que sí podemos elegir la forma en que afrontamos ese destino.

Los protagonistas de esta tragedia moderna son dos jóvenes adolescentes con enfermedades terminales, que se conocen en un momento crucial de sus vidas y deben enfrentarse al dilema que supone dejarse llevar por sus sentimientos, o resguardar sus corazones y los de aquellos que los rodean por el tiempo que les quede. La clave para esta historia está en su forma de ser contada, y en la filosofía de vida que subyace tras cada línea del guión.

Sin golpes bajos ni clichés, aunque inevitablemente con muchas lágrimas, la película es llevada con buen humor y mucha fuerza por sus dos protagonistas, que hacen todo lo posible por mantenerse realistas, a pesar de las circunstancias. Pero hay muchas formas de ser realista, tantas realidades como personas en el mundo, e infinitas formas de encarar esa realidad. Hazel y Gus nos muestran al menos dos formas distintas, quizás hasta opuestas. Como en la vida misma, en esta historia no existen los colores plenos: no todo es rosa ni todo es negro, sino lleno de matices, de posibilidades, de puntos de vista.

Tal vez la peli resulte un poco larga por momentos, pero es el costo de una buena adaptación. Con casi todas las frases clave del libro, y diálogos y situaciones fieles al original, «Bajo la misma estrella» está destinada a convertirse en un clásico adorado por los jóvenes lectores y futuras generaciones de adultos.

Ser adolescente hoy es un lujo: leer está de moda, y afortunadamente esa moda ha permitido que proliferen títulos con temáticas que van mucho más allá del clásico romance o del elemento fantástico. Actualmente los libros de género Young Adult (Jóvenes Adultos) son tan exitosos que permiten tratar temas de lo más abarcativos y sus lectores están ávidos de consumirlos: incluso temáticas sociales, políticas, y otras tan delicadas como -en este caso- enfermedades terminales. Pero más allá de su etiqueta comercial, una buena historia no conoce límite de edad y puede ser disfrutada por todas las generaciones. Y ésta es una buena historia aún fuera de su género.

Calificación:puntuacion 4

Trailer:

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=u0lK-77FqZ0]
Ana Manson

Comentarios

Tags: