Últimas

«Chappie»: Un cortocircuito muy cercano a la realidad

«Chappie»: Un cortocircuito muy cercano a la realidad

«Chappie» es una película de acción, es un drama, por momentos es un documental y es también una peli de ciencia ficción. Pero por sobre todos los géneros en la que se pueda amoldar, «Chappie» es un análisis sociológico de una problemática que está cada vez más próxima a realizarse.

 El film transcurre en la Sudáfrica de 2016 – si, solo un año nos separa de aquella realidad – y muestra un país dominado por la delincuencia. Donde el más poderoso es el más armado, o en su defecto, el más corrupto. Por su parte, el estado, en su afán de solucionar esta situación, instala una nueva fuerza policial conformada por androides.

Estos robots fueron creados por Deon Wilson (Dave Patel), un joven ingeniero de la empresa Tetra Vaal, responsable del desarrollo la tecnología y el software que los comanda. Gracias a su eficiente accionar, los nuevos agentes son aceptados por toda la sociedad en muy poco tiempo. Pero no todo es color de rosa ya que Vincent Moore (Hugh Jackman), otro ingeniero de la compañía, tiene un profundo resentimiento hacia Wilson porque su proyecto fue rechazado para darle prioridad a estas máquinas.

Mientras la policía los utiliza en cada operativo que puede, es allí donde se plantea el primer conflicto: el de los ladrones. Para verlo de alguna manera, ellos son los únicos que pierden sus trabajos o directamente sus vidas.

En este caso, los ladrones de la historia son los integrantes de la banda Die Antwoord. Ninja y Yo-Landi son sudafricanos y hace años que vienen mostrando un estilo muy marcado en su música, que alcanza un nivel superior en sus videos. Ellos serán los encargados en raptar a Deon para que les explique cómo apagar esta amenaza gigante para los suyos.

Ante la negativa, este duo encuentra un robot completamente desarmado en la parte trasera de la camioneta del secuestrado. Este modelo desechado por mal funcionamiento en campo, fue recuperado por el ingeniero para poder implementar un nuevo software que había creado. A así es como nace Chappie.

Pensado originalmente para realizar robos y tener una posibilidad real contra la nueva policía, este genera un camino propio gracias a la ayuda de quien los rodea. Su principal e inimaginado aliado es su conciencia, quien lo guía como un pequeño niño lleno de curiosidades y deseos. Justo aquí es donde se da el segundo conflicto: ¿Qué podría pasar si un robot con sentimientos, que vive en un ambiente hostil, cae en manos equivocadas?

El proyecto es liderado por Neill Blomkamp responsable de películas como «Distrito 9» y «Elysium«. En esta ocasión el director se vuelve a apoyar en Sharlto Copley a la hora de elegir un actor para interpretar a Chappie. Mismo concepto que llevaron a cabo en Distrito 9, la dupla crea un antihéroe en un ámbito sumamente maltratado y con una sensibilidad notable, que puede viajar al extremo de la violencia cuando más se lo necesita. Aunque repetida, la formula funciona y es imposible no generar empatía con semejante personalidad.

En cuanto a su realización, la película es impecable. La fotografía es oscura, pero brilla en ciento de intervenciones realizadas por los Antwoord a lo largo del set. Mientras que el costado documentalista de Blomkamp sale a flote para mostrar una historia como si fuera una cámara testigo que sigue muy de cerca todos los personajes.

Asi que, en un mundo de noticias donde la robótica avanza a pasas agigantados, no resultaría tan extaño que en un par de meses podamos ver esto en los diarios o canales de noticias. Es difícil pensarlo, pero hay que admitir que estamos cerca a que la línea de ficción logre alcanzar nuestra realidad.

Calificación: puntuacion 4,5

Trailer:

Demian Rosales

Comentarios

Tags:
Sebastián Espíndola

Director y editor de @RevistaToma5. Vanguardista de casi nada, pero consumidor de casi todos. De chico quería ser detective privado.