Últimas

Cinco cosas que debés saber antes de ver «Rogue One»

Cinco cosas que debés saber antes de ver «Rogue One»

En pocas horas se estrena una nueva entrega cinematográfica de la megafranquicia Star Wars. Se trata, por primera vez, de una película autoconclusiva que llega a los cines pero no forma parte de la saga de episodios que venimos viendo en pantalla desde 1977. Sin embargo, está íntimamente relacionada con las siete películas anteriores, en especial con la primera de todas, «Una nueva esperanza», estrenada hace casi 40 años.

Muchos todavía están algo desconcertados con la cronología de películas de Star Wars. A continuación presentamos una guía práctica con cinco claves para entrar al cine sabiendo qué vamos a ver (¡no contiene spoilers!)

1- Trascurre muy poco tiempo antes que Episodio IV

«Rouge One» narra un momento clave en la historia de la Alianza Rebelde -aquel grupo de revolucionarios intergalácticos comandados por la Princesa Leia- y cuyas hazañas vimos en la Trilogía Original (Episodios IV, V y VI). En esta nueva aventura, conoceremos cómo hicieron los rebeldes para robar los planos de la primera Estrella de la Muerte, es decir, la súper arma imperial que Luke Skywalker destruye en el «Episodio IV: Una nueva esperanza».

¿Recordás que al comienzo de esa película el gigantesco Star Destroyer de Darth Vader interceptaba la nave Tantive IV con la Princesa Leia a bordo? Luego de eso, el lord sith capturaba a la princesa y la interrogaba en busca de cierta información muy importante que había llegado a manos de los rebeldes que ella comandaba. Esa información eran los planos de la Estrella de la Muerte, un arma capaz de destruir planetas enteros, como rápidamente corroboraría Leia al ver explotar su planeta natal, Alderaan, en mil pedazos.

Bueno, en Rogue One conoceremos cómo hicieron los rebeldes para conseguir esos planos, lo que significó el primer paso para que la Alianza Rebelde comenzara a ganar una serie de batallas clave contra el Imperio al que terminarían derribando en el «Episodio VI: El Regreso del Jedi».

2- Es una película autoconclusiva

«Rogue One» es la primera película en solitario en la que se embarca Lucasfilm, la empresa poseedora de los derechos de Star Wars (y de la que Disney es dueño desde 2012). El plan es que haya una película de la franquicia por año. Así, alternarán un episodio con un spin off autoconclusivo. En 2015 tuvimos el «Episodio VII: El despertar de la fuerza», ahora tenemos «Rogue One», el año que viene llegará el «Episodio VIII», 12 meses después un spin off centrado en el personaje de Han Solo y, más tarde, el «Episodio XIX» que pondrá fin a esta nueva trilogía. Además hay un tercer spin off anunciado para 2020, pero por el momento no se sabe de qué tratará (los rumores más fuertes apuntan a una película enfocada en Boba Fett o bien en Obi Wan).

Rogue One no tendrá secuelas. Sabemos que en Hollywood todo éxito de taquilla tiene una película subsiguiente, pero en este caso particular suena muy poco probable. Pensemos que inmediatamente después de «Rogue One» ya está el Episodio IV y sería difícil -aunque nunca imposible- hacer una continuación que transcurriera al mismo tiempo que la Trilogía Original. No obstante, los años dirán. Hace un lustro creíamos imposible una nueva película de Star Wars y acá estamos, ¡con una nueva entrega por año!

3- Aparecerán personajes ya conocidos

Separemos los tantos: los protagonistas y antagonistas principales de la película son completamente nuevos. Basta un vistazo por los trailers: tenemos actores de la talla de Felicity Jones, Diego Luna, Donnie Yen, Mads Mikkelsen y Ben Mendelsohn en roles completamente novedosos. Pero… un momento. Forest Whitaker, anunciado en el cast desde el minuto uno, resultó ser un personaje que sí existía desde antes en el universo Star Wars: Saw Gerrera, un guerrero visto en cuatro capítulos de la serie animada «The Clone Wars».

Es que sí, habrá conexiones a historias anteriores. En los tráilers ya vimos al mismísimo Darth Vader y también se confirmó la presencia, muy rumoreada, del actor Jimmy Smits otra vez en el papel de Bail Organa. Este ex-senador de la Antigua República tuvo bastante presencia en los Episodios II y III y es quien, al final de esta última, adopta la Princesa Leia, que hasta en Episodio VII sigue llevando con orgullo el apellido Organa.

Bail seguramente se mantendrá como uno de los fundadores de la Alianza Rebelde y no estará solo. En «Rogue One» también veremos a Mon Mothma, la líder rebelde que conocimos en el Episodio VI. Para «Rogue One» volvieron a elegir a la actriz Genevieve O’Reilly, que tiene un marcadísimo parecido con la Mothma original, Caroline Blakistone.

También hay un rumor muy fuerte que apunta a la presencia de guiños a la actual serie animada «Rebels». Por el momento, no es información confirmada y habrá que esperar a verlo en pantalla. Muchos fans desean que así sea y veamos al menos a alguno de los tripulantes de la nave Fantasma en esta nueva entrega. ¿Pasará?

4- Haber visto todas las películas es importante… pero no de vida o muerte.

Aunque este ítem pueda parecer un sacrilegio, es un buen argumento para convencer a algún/a acompañante casual para ver (o reveer) la película en el cine. No hace falta, aparentemente, ser un fan demente de Star Wars para entender «Rogue One». Por el contrario, la idea de que se trate de una película relativamente independiente abre la puerta a que espectadores no tan metidos en el mundillo Star Wars puedan disfrutarla, aunque se pierdan de los guiños que probablemente tenga a montones.

Pero, yendo a lo concreto, seguramente «Rogue One» sea una película mucho más amigable para el espectador promedio ya que no será necesario llegar al cine con toneladas de información acumulada. Aunque, claro, tener ese bagaje es algo que siempre se aprecia en el fandom y seguramente haga que la experiencia «Rogue One» sea mucho más gratificante. O, en el caso de que resulte mala, enfurezca con más rabia a los fans. Crucemos los dedos y encomendémonos a la Fuerza.

5- «Rogue One» no tendrá el estilo típico de Star Wars

Al tratarse de un spin off, la idea de la gente de Lucasfilm fue enfocarlo desde un lugar diferente al de los episodios de la saga. Cuando el proyecto todavía estaba en desarrollo, los productores se encargaron de aclarar que la idea era enfocarla desde el punto de vista del género bélico, aunque sin perder de vista la esencia de Star Wars. Es decir, la idea es que resulte coherente con el resto del universo ficcional en el que se enmarca, pero permita transitar lugares hasta ahora desconocidos por la saga.

De hecho, con esta idea se enfocarán todos los spin offs. Sobre el próximo, centrado en Han Solo, ya se dijo que irá por los carriles del western. Por eso, es importante remarcar que, al sentarnos a ver Rogue One, no debemos esperar algo similar a las típicas películas de Star Wars, sino un enfoque novedoso. Esperemos que encuentren el punto de equilibrio adecuado para que siga pareciendo Star Wars.

Muchos mencionan que este es el primer spin off de toda la historia de la franquicia, pero no es así. A mediados de los ’80 hubo dos telefilms sobre… los ewoks. En su momento causaron un gran impacto y hoy pueden ser considerados bastante ridículos, pero mal que mal supieron formar parte de la gran familia Star Wars (actualmente, eso sí, están fuera de continuidad). En cuanto a spin offs televisivos tampoco podemos olvidar el Especial de Navidad de 1978, el experimento más fallido de toda la historia de la saga.

«Rogue One», claro está, se plantea de forma muy diferente: es una megaproducción cinematográfica que planea ser la primera muchas. Todo esto, claro está, atado a su éxito en las próximas horas. Y una última aclaración: en esta película no hay bothans. Dejemos atrás ese chiste… los bothans son los que se sacrifican para conseguir información sobre la segunda Estrella de la Muerte 😉 Habrá tiempo para contar esa historia.

*Por Malena Baños Pozzati (colaboradora)

Comentarios

Tags:
Agustina Celeste

Usaba lentes y leía antes de que fuera cool, ahora soy agente de SHIELD. La vida es muy corta para tomar vino malo o ver películas malas. Cada día estaciono mejor.