Últimas

“Ejercicios de memoria”: No olvidar es una tarea del presente

“Ejercicios de memoria”: No olvidar es una tarea del presente

La directora Paz Encina (“Hamaca Paraguaya”) vuelve a estrena un largometraje diez años después y lo hace con “Ejercicios de memoria”, un documental sobre el exilio de Agustín Goiburú, médico y militante que fue desaparecido por la dictadura de Alfredo Stroessner en Paraguay, la que se perpetuó en el poder durante 35 años; dando lugar al régimen de facto más prolongado en América Latina durante el Plan Cóndor.

La película está construida a partir del relato de los tres hijos Goiburú. Rogelio, Jazmín y Rolando ponen sus voces en off a largos planos secuencia, a numerosos planos detalles y a una cuidada fotografía a cargo de Matías Mesa. Escenarios, en su mayoría senderos de la ciudad limítrofe de Posadas, en la provincia de Misiones, donde Agustín se encontraba cuando fue visto por última vez por su familia.

Encina trabaja a la perfección las dos grandes trazas en las que apoya la narrativa del film. En el plano sonoro las voces de los protagonistas se entremezclan con silencios, con los sonidos del Río Paraná, los matorrales, la selva, y con testimonios de archivo de la causa de Goiburú y otras atrocidades cometidas por la dictadura de Stroessner. Ese ambiente es traído al presente con un escenario que combina imágenes de Paraguay y de Argentina, con voces que hablan de desapariciones, secuestros y persecuciones. De esa fusión hace alarde la directora en una asociación sin ataduras que combina pasado y presente con una estética exigente, en donde la atrocidad de los relatos se mezcla con un paisaje virgen y con el rodar de tres niños que juegan a ser libres en una temporalidad actual.

La realizadora tiene el mérito de haber sido una de las primeras que impulsó el cine de Paraguay cuando en 2006 estrenó “Hamaca Paraguaya“, otro excelente trabajo donde se narraba la espera de un hijo que había partido a la Guerra del Chaco por parte de sus padres, desde una sola posición de cámara que a simple vista puede parecer distante pero termina por ser un relato intimista.

En una entrevista que dio al portal Nodal el año pasado en pleno rodaje de “Ejercicios de memoria”, Encina sostuvo: “Es una mezcla entre ficción y también imagen de archivo. La imagen de archivo tiene una realidad tan hermosa como tremenda. Todo lo hermoso y todo lo tremendo está ahí”. Esa es claramente la búsqueda de la directora. Toma el registro, el archivo, la crudeza del testimonio y lo cruza con una narrativa actual, en tiempo presente y con una matriz visual que no es propia de los documentales. Lo que ella considera “hermoso” está puesto en función del relato, no está decorando lo trágico del dato duro sino que lo está retomando, resignificándolo con la apuesta de sumarle un valor estético.

Ese modo de plantear la película con una traza diacrónica está fuertemente vinculada con la propia historia de la cineasta, quien nació, creció y fue adolescente durante la dictadura de su país. Desde allí hablan sus obras, haciendo hincapié en lo que se oye, la música, las voces, en una estructura sonora que luego haga funcionar lo visual.

Del cuerpo de Agustín Goiburú no se sabe nada hasta el día de hoy. Lo que sí se saben, es que Stroessner estuvo presente en el momento de su fusilamiento entre fines de febrero y los primeros días de marzo de 1977. Todavía más, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la OEA (Organización de los Estados Americanos) condenó a Paraguay pagar una suma a la familia Goiburú por el daño irreparable provocado, y al día de hoy la sentencia sigue sin ser cumplida.

Ejercicios de memoria, que fue estrenada en el Festival de Cine de San Sebastián, llega a las salas de nuestro país y poder acompañar su proyección es una práctica menester en tiempos donde el negacionismo vuelve hacer eco en nuestra sociedad. Iluminar para entender el presente, esa es la búsqueda de Paz Encina en esta película. Ser parte de su propuesta, es casi una cita con la historia.

Calificación:

Tráiler:

Comentarios

comments

Tags:
Federico Piva

Periodista. Lic. Comunicación Social. Redactor apasionado, observador obsesivo y escribiente frecuente. @fedep81