Últimas

El éxito de “¡Huye!» ¿se debe a un contexto político?

El éxito de “¡Huye!» ¿se debe a un contexto político?

En la última semana de febrero del 2017,  una película con un presupuesto inferior a los cinco millones de dólares, daba el golpe y se colocaba en lo más alto de la taquilla estadounidense. “Get Out” o su nombre en español “¡Huye!”, se volvía un éxito inesperado para Jordan Peele, un comediante que hacía su debut detrás de cámaras con una producción de terror, pero que agregaba una temática inesperada: el racismo.

Sería simple explicar que el género del filme fue la única razón que influyó en la buena performance de la misma. Sin embargo, no se puede dejar de lado el contexto político en el que hace su llegada. El país norteamericano se encuentra viviendo una época en donde han resurgido tensiones raciales y alrededor del tema se han creado varias disputas en diferentes ámbitos de la sociedad.

Haciendo un repaso histórico nos encontramos con que desde los inicios del cine, obras como “El nacimiento de un nación” de D.W. Griffith generaron polémicas gracias a su argumento que promovía las prácticas del Ku Klux Klan. La respuesta a esta producción fue la película –hoy considerada perdida- “The homestader”, que buscaba reivindicar la imagen de los afroamericanos en los Estados Unidos.

La lucha se extendió por décadas, primero por eliminar los papeles estereotipados de los negros durante la edad de oro de cine, en donde incluso se llegó a ver actores blancos interpretando sus roles con la cara pintada. Con la llegada de movimientos que reclamaban por la igualdad racial en Estados Unidos, actores como Sidney Portier empezaron a figurar entre las grandes estrellas de Hollywood. Personajes como Martin Luther King y Malcolm X consiguieron presionar por cambios en todos los niveles de la sociedad, que se tradujeron en la industria cinematográfica con una mayor igualdad racial en grandes producciones y la llegada de nuevas figuras como Morgan Freeman, Denzel Washington, Spike Lee, Halle Berry, etc.

Del nuevo milenio no se podía esperar nada menor con respecto al séptimo arte. Lamentablemente en 2015 y 2016, los Premios Óscar se vieron en el ojo del huracán cuando no existieron nominados en las categorías más importantes. Los hashtag #OscarsSoWhite y #OscarStillSoWhite ganaron popularidad y obligó a que incluso Chris Rock tenga que ser el presentador de la ceremonia para afrontar las críticas que recibió la Academia.

El 2016 fue un año en donde existió una ola de crímenes racistas en los Estados Unidos. Parecía que de nada servía que Barack Obama se haya transformado en el primer presidente afroamericano en la Casa Blanca. Para el colmo de males, Donald Trump ganaba las elecciones con una campaña que en cierto sentido no brindaba nada de confianza a ese sector de la sociedad. En pocos meses Hollywood se llenó de filmes de temática racial, que terminó por consagrar a “Moonlight” como la mejor película del año. El séptimo arte fue convertida por muchos cineastas en una herramienta para expresar sus quejas sobre el tema.

El éxito de “¡Huye!”, no es tan solo el resultado de un buen trabajo, también es el reflejo de una sociedad que clama por la atención de sus autoridades para que hagan medidas frente al problema. Esta película forma parte de un movimiento cinematográfico que busca vencer la desigualdad racial. Quizás, hace una década estos filmes hubieran pasado sin pena ni gloria por las salas de cine, felizmente parece que esto está cambiando.

Comentarios

Tags:
Daniel Burbano Tacle

Periodista y fanático del cine. Taxi Driver me cambió la vida. Sígueme en redes sociales Twitter: @DanielBurbanoTa Instagram: danielburbanotacle