Últimas

“Ghost in the Shell: La vigilante del futuro”: Otra protagonista por favor

“Ghost in the Shell: La vigilante del futuro”: Otra protagonista por favor

La película de temática futurista basada en la manga homónimo llega a los cines con un resultado insatisfactorio debido al caos y desorden que mantiene su argumento. La elección de Scarlett Johansson como la protagonista del filme fue un grave error, ya que la falta de carisma vuelve a su personaje tedioso y aburrido. Una producción que sufre de muchos problemas, pese a que su dirección artística y los efectos visuales son bastante buenos.

La historia nos traslada al futuro. La línea que separa a las máquinas de los humanos prácticamente ha desaparecido y la corporación Hanka Robotic ha logrado realizar un trasplante de cerebro de una persona a un robot. La Mayor (Johansson) es el resultado exitoso de ese experimento y comienza a formar parte del equipo de operaciones especiales llamado Sección 9 con el objetivo de neutralizar extremistas y criminales peligrosos. En uno de sus casos hace su aparición un enemigo llamado Kuze (Michael Pitt) capaz de infectar de virus a las máquinas con la única intención de destruir a Hanka. La investigación llevará a La Mayor a hurgar en su pasado, y a enterarse de una terrible verdad oculta.

El problema del filme radica en un guión carente de emoción e incapaz de explicar con éxito las complejidades de la trama. El lenguaje es muy simple y parece por momentos algo superficial. En lugar de relatar el problema de la mente humana y su lado emocional, escapa por la clásica lucha entre los buenos y los malos. La acción –que es de lo mejor del filme- no es suficiente para mantenerte a gusto, la narración es muy seria y haría falta alguna cuota de humor para intentar subir un ritmo lento, que dicho sea de paso, hace eterno al metraje.

En el aspecto de elenco, no cabe dudas sobre la polémica generada por la elección de Scarlett Johansson. Su interpretación carece de emoción y sus expresiones son incapaces de denotar los sentimientos que su personaje vive en algunas escenas clave. Lo mejor en este apartado es sin lugar a dudas Pitt. La inestabilidad de su rol ayuda a que el actor interprete de una manera cómoda y se amolde a lo que necesita el personaje. Sus diálogos son los momentos más interesantes de la trama. El resto de actuaciones cumplen con lo esperado, incluso Juliette Binoche consigue regalarnos un rol con el que es fácil sentir empatía.

Si bien la película es floja respecto al guión, el apartado técnico es su fuerte. La dirección artística cumple con el requisito de presentarnos una realidad futurista, los detalles japoneses además ayudan a que nos sintamos parte de la adaptación de un manga. Los efectos especiales también se encuentran muy bien realizados, y ayudan a que la acción de varias escenas consiga captar nuestra atención. Lo único malo en ese sentido es el 3D, que como ya es normal en las grandes producciones, más lo usan como una herramienta de marketing que como un instrumento para mejorar la experiencia del filme.

“Ghost in the Shell: La vigilante del futuro” es una adaptación del manga que falló en su traspaso al live action. Si bien parece que tendrá continuaciones, se necesitarían hacer cambios drásticos en el guión que ayuden a fortalecer la historia. Esta película es otro ejemplo de que por más buenos efectos especiales que tengas, y qué actrices afamadas figuren en el cartel no son suficientes si la narración no es interesante.

Calificación:

Tráiler: 

Comentarios

Tags:
Daniel Burbano Tacle

Periodista y fanático del cine. Taxi Driver me cambió la vida. Sígueme en redes sociales Twitter: @DanielBurbanoTa Instagram: danielburbanotacle