Últimas

«Kóblic»: Llueve sobre mojado

«Kóblic»: Llueve sobre mojado

Luego de su exitoso debut cinematografico como director con «Un cuento chino», Sebastián Borensztein vuelve a la pantalla grande con un controversial film.

«Kóblic» nos trae a escena la historia de un piloto de la armada argentina (Ricardo Darín) que durante los vuelos de la muerte sucedidos en la última dictadura militar se subleva y se da a la fuga al interior del país. En su agonía por escapar de la culpa por lo vivido llega a un pequeño pueblo de Buenos Aires.

A esta altura, es indudable que el cine argentino ha madurado técnica y narrativamente y «Kóblic» es una muestra de ello. No obstante, desde el abordaje original de la temática (recrear los vuelos de la muerte realizados durante el proceso militar de los años setenta), esta película sienta un antecedente interesante. El argumento aquí no se enfoca en la víctima directa sino que, en un análisis social, analiza el accionar del victimario. Es decir, Kóblic es alguien que se enfrenta a la muerte pero es culpable de lo cometido. Sin embargo, nunca deja de ser nuestro personaje principal, aquel que puede volver a enamorarse o tratar de buscar alguna redención.

Borensztein plantea una puesta en escena clásica. Utiliza la clave del western tanto a nivel argumentativo como para lo visual. El clima logrado en pantalla refleja la personalidad del personaje. Las lluvias constantes con cielos cargados de nubes oscuras. Las imagenes que se suceden son de gran impacto técnico desde la fotografía realizada por Rodrigo Pulpeiro. Sin embargo, algunas elecciones de paneos o movimientos de cámara no parecen tener una justificación narrativa. Son solo apuestas visuales que la historia no precisa.

El trabajo actoral debe ser destacado. Sin dudas, el trabajo de Ricardo Darín es correcto; Su Kóblic transita una agonía implicada en el recuerdo cercano de una experiencia sufrida. El comisario Velarde, destacado personaje de Oscar Martínez, utiliza todo su potencial actoral para crear un sujeto con identidad propia.

«Kóblic» tiene el apremio de ser una película con una temática que resulta chocante aún hoy en día para nuestra sociedad. Sin embargo, la apuesta es necesaria. Tiene muchos puntos en común con el libro de Osvaldo Soriano, «Ya no habrá más penas ni olvido«. La premisa ocurre en un pueblo que no existe por personajes que nunca existieron pero que viven en un país en donde si se suceden.

Clasificación: puntuacion 3,5

Trailer:

Comentarios

Tags: