Últimas

«LITTLE NIGTHMARES»: PEQUEÑA PESADILLA, GRAN INDIE

«LITTLE NIGTHMARES»: PEQUEÑA PESADILLA, GRAN INDIE

Generalmente, es fácil quedar soprendido con Juegos AAA. Grandes tanques que nos maravillan con sus geniales gráficos, excelentes historias, orquestales bandas sonoras y demás, que se llevan toda nuestra atención y a la hora de elegir que jugar de seguro optamos por alguno de ellos.

Pero hay veces que uno desvía su mirada por unos instantes y, sin querer, descubre pequeñas maravillas que, sin la necesidad de jugar en las grandes ligas, nos ofrecen experiencias por demás satisfactorias y un buen rato de diversión. Tal es el caso de LITTLE NIGHTMARES (Tarsier/Bandai Namco) una mezcla de plataformer 3D, puzles e intuición, con un tinte de terror realmente atrapante.

CORRE HIJO, CORRE POR TU VIDA

Es imposible jugar un minuto sin que se nos venga a la cabeza dos viejos conocidos como LIMBO (Playdead – 2010) e INSIDE (Playdead – 2016) ya que como estos, Little Nigthmares se desarrolla en una atmósfera particular.

Un escenario clásico de terror, una estética oscura y lúgubre, opresiva y hasta gore es por donde ayudaremos a nuestra diminuta protagonista llamada Six, que tan solo con un encendedor, para alumbrar en la oscuridad y habilidades básicas como correr, saltar, agacharse y recoger objetos, deberá resolver diferentes puzles, utilizando el entorno para librarse de grotescos y desagradables enemigos, y escapar de tan tétrico lugar. Digno de una PESADILLA.

MUCHA ESTÉTICA. HISTORIA…

Hablando de los aspectos técnicos el juego está desarrollado mediante a Unreal Engine 4 con lo cual, y si bien lo importante del juego es en esencia su estética, la calidad gráfica posee un nivel de detalles y efectos geniales (mención especial: cuando alumbramos un lugar oscuro, los efectos de luz son excelentes).

En cuestión de sonido y música acompañan muy bien, calza justo con la estética lúgubre del juego y los ruidos generan nerviosismo mientras uno está jugando compenetrado.
Y por último la jugabilidad es bastante sencilla y el esquema de controles esta diseñado para que las diferentes acciones se realicen con rapidez y si mayores complicaciones.

Como es usual en el desarrollo de los juegos actuales además de avanzar en el juego tendremos objetivos aparte, como encender verlas y candiles destruir unas estatuillas que se encuentran rara vez y aunque suene extraño, abrazar gnomos. Si, unos bichitos amistosos con un sobrero puntiagudo que aparecen varias veces a lo largo del juego. Como recompensa se irán destrabando imágenes de arte conceptual del juego a las cuales podremos acceder mediante “Extras” en el menú principal.

En cuanto a porque estamos donde estamos, quienes son esos horripilantes enemigos que nos persiguen y porque, mas te vale ir olvidándote porque la información de la historia es poca y como es de costumbre en estos casos, todo queda a libre interpretación y sacar tus propias conclusiones. Pero para saber que pasa hay que jugarlo. En mi caso es algo que me gusta mucho, me atrapa, y además se presta a debate con amigos.

Puntos en contra, el juego en general no tiene. Solo se le podría exigir un nivel más alto de dificultad a la hora de resolver los puzzles, aunque debo reconocer que alguna que otra vez me tuve que detener a pensar un momento y en otros era puro ensayo y error. Y algo mas que se podría haber mejorado es su duración. Contando con solo 5 capítulos es bastante corto y si te pones las pilas lo terminas con una carga sola de tu control. Fuera de eso la experiencia de juego es buenísima. Sinceramente la pase muy bien. Lo recomiendo como un escape de lo que abunda en materia de juegos hoy en día.

Clasificación:

Gameplay: 

Sonido: 

Gráficos: 

Historia: 

Experiencia: 

Comentarios

Tags: