Últimas

“Regreso con gloria”: El costo de la defender tus principios

“Regreso con gloria”: El costo de la defender tus principios

Dalton Trumbo es un guionista en la cima de su carrera: de los mejores pagados de Hollywood, de esos que los estudios se disputan como la gallina de los huevos de oro. Rico, por supuesto, y tan engreído como cualquiera al que le repitan la calificación de “genio” tan seguido. Pero Trumbo tenía un defecto para la industria, su gobierno y su país: era comunista. Durante la Guerra Fría proliferó la idea de que Rusia tenía agentes encubiertos entre los trabajadores de los productos culturales para plantar sus semillas comunistas entre los buenos norteamericanos. Hasta suena absurdo ahora, pero el caso es que comenzó una ensañada persecución ideológica conocida como “caza de brujas”. De pronto, este proclamado genio se convirtió junto a varios de sus colegas en un paria imposibilitado de trabajar y hasta fue encarcelado.

De esto se trata la película que le valió a Bryan Cranston su primera nominación al Oscar. Nuestro siempre querible y odiable Heisenberg ya juega en las grandes ligas de la Academia. Y no en vano se ha ganado la nominación: El trabajo que hace aquí es intachable y me ha llevado a convencerme de que hubiera merecido ganar. El personaje es complejo, un hombre que se las rebusca para seguir haciendo lo que ama y continúa escribiendo guiones en secreto, filtrándolos a la industria con nombres falsos. Pero nada es gratis en la vida y estas complicaciones afectan su carácter, su estado físico, y sobre todo su convivencia familiar. Se plantea si el precio de perder la cercanía con su familia no sería demasiado alto por continuar con una carrera que ama y en la cual es inusualmente bueno.

Es cierto que la narrativa comienza un poco lenta al principio, y más aun si no estamos demasiado empapados en historia. Tenemos que hilar fino para establecer quién es quién en este juego de falsedades donde cada uno será llevado a elegir si delatar a sus amigos o condenarse a sí mismo. Obligados a tomar decisiones bajo presión, los hombres sacan lo peor de sí mismos y ninguno de los así llamados amigos de Trumbo son realmente confiables para él. Sin embargo, enseguida la historia acelera como así nos lo hacen saber el crecimiento de los niños y los cambios en la moda. Trumbo se vuelve más irritable y más engreído con los años, mientras los riesgos para sus carreras, su libertad, y su vida en última instancia se vuelven más grandes. Sin embargo, es un hombre que lucha contra su propia soberbia para no alejar a su familia, y el trabajo de Cranston es destacable en hacernos notar ese conflicto sin decir una sola palabra sobre él.

Por otro lado Helen Mirren, tan sexy a los 70 años que casi se nos hace incómodo, nos representa la villana de esta historia. Interpeta a Hedda Hopper, una crítica de cine que se pone al servicio de la caza de brujas y con su filosa pluma desenmascara en público a los comunistas de la industria del cine. Brillante pero cruel, maliciosa pero pragmática, acierta en dotar a su personaje de una ácida ironía que nos hace imposible odiarla. Y no podemos dejar de mencionar a Diane Lane interpretando a la amorosa pero desbordada esposa de Trumbo, quien lo deja a pasos del divorcio en más de una ocasión; o a Elle Fanning como su hija Nikola, la voz de la conciencia de la película. Pero todo nos remite a Cranston, un personaje en el que se apoyan todos los demás. Su Trumbo es más creíble por talento que por parecido físico y es por el que nos creemos al falso Kirk Douglas o al falso John Wayne.

Se nota desde lejos la admiración de los guionistas y el director hacia un grande del cine de Hollywood como lo fue Dalton Trumbo. El meta mensaje que acabamos viendo es que un pequeño comunista se enfrentó a una monstruosa industria capitalista y le ganó, uno de los más grandes clichés de los guiones pochocleros. Ahí la ironía que resulta tan deliciosa. Es un homenaje necesario, una narración con nombres y apellidos de un capítulo de la historia del cine que aún remuerde conciencias.

Calificación: puntuacion 4

Tráiler:

Comentarios

Tags:
Agustina Celeste

Usaba lentes y leía antes de que fuera cool, ahora soy agente de SHIELD. La vida es muy corta para tomar vino malo o ver películas malas. Cada día estaciono mejor.