Últimas

“The Division 2”: De regreso, pero en Washington D. C.

“The Division 2”: De regreso, pero en Washington D. C.

Corría el 2016 y el género Looter Shooter empezó a popularizarse y a pisar fuerte dentro de los juegos Multiplayer Online, añadiéndole a este tipo de juegos aspectos principales de un RPG, en los cuales mientras más ítems recolectemos, mejoremos nuestro equipamiento y gracias a ello subamos de nivel necesariamente para seguir avanzando.

Y ese mismo año uno de los mayores exponentes de este tipo de juegos que adoptaron el looter fue sin duda The Division de Ubisoft.  Un vertiginoso shooter RPG, lleno de acción y con todo lo necesario para destacarse. Enfocado principalmente en el modo multijugador cooperativo, The División nos situaba en un Nueva York completamente devastado tras una infección en donde el crimen aprovecho dicho escenario para apoderarse de la ciudad, y nosotros, agentes de la SHD somos la última oportunidad de recuperarla y acabar con todos los rebeldes.

Después de haber agotado completamente todo lo que podía hacer en The Division, incluidas sus expansiones, para alegría de aquellos que se fanatizaron con el juego, Ubisoft anunció una secuela de aquel juego que se convirtió en un éxito rotundo. Y el pasado 15 de marzo The Division 2 aterrió en todas las stores físicas y digitales para el deleite de sus fans.

Luego de haber probado las primeras horas del juego podemos afirmar que sin duda The Division 2 es una versión mejorada de aquel juego del 2016 y que de seguro será un modelo a seguir por aquellos que aún no incursionaron en el género. Seguros estamos que dará mucho que hablar y que será difícil de superar por mucho, mucho tiempo.

Señores, estamos frente a una obra maestra y les vamos a explicar porque:

Historia

Por lo general dentro de este tipo de juegos las historias no suelen ser un punto fuerte, y quizás pensábamos que tratándose de una secuela se iba a profundizar un poco lo que nos contaron en el primer juego, pero claramente no fue así, sigue siendo vaga, pero tiene un agregado que la hace interesante.

Siete meses después del “Black Friday”, el día que el virus se desato y acabo con todo NY en poco tiempo, nos trasladamos a Washington DC, la capital del país que está al borde del colapso. Los edificios más emblemáticos, incluidos la Casa Blanca y el Capitolio está completamente en Ruinas, y los pocos sobrevivientes están refugiados en ellas frente al peligro de las completamente desiertas calles tomadas por tren nuevas facciones de rebeldes criminales llamados las “Hienas”, “Parias” e “Hijos Verdaderos”, esta última formada por agentes de la SHD desertores.

Es por eso es que nuevamente los agentes SHD son la única esperanza para poner en pie lo poco que queda de la ciudad y recuperarla acabando con las facciones rebeldes.

Es bastante básica, pero esta historia tiene un desarrollo dentro del juego que, en lo personal, es un punto súper importante y que suma muchísimo a la hora de enriquecer una historia simple. Como sucede en el primer juego a lo largo del extenso mapa iremos recolectando fragmentos de grabaciones de hechos que acontecieron anteriormente o reviviremos partes de escenas de diferentes sucesos a través de una tecnología llamada “echoes. Son sin duda algo que aporta al desarrollo de la historia y la hace más interesante ya que nos muestra cómo fue transformándose la ciudad y convirtiéndose en el escenario con el cual nos encontraremos.

Escenario

Hay que destacar que el escenario actual (D.C.) es bastante más extenso que la gran NY del juego anterior. O sea, gigantesco.

Como sucede en el primer juego el lineamiento principal de la campaña compone de misiones principales y secundarias que se irán desbloqueando a medida que vayamos abriendo los diferentes Pisos Francos de cada sección del mapa.

Como novedad a diferencia del primer juego también habrá diferentes actividades a lo largo del mapa para realizar. Entre ellas encontramos con Puestos de Control a conquistar acabando con todos los enemigos para reforzar nuestra presencia en los diferentes distritos. Otra actividad son las actividades desconocidas (ej.: reestablecer la comunicación de altavoces), para conseguir tecnología SHD. Y una de las más difíciles y que por lo general se deberían dejar para el final del juego (opinión personal) son las conquistas de las Fortalezas de las diferentes facciones, que no vale la pena intentar jugando solo. Y como si todo esto fuera poco, no hay una sola, sino que hay 3 Zonas Oscuras diferentes, las cuales te demandaran diferentes habilidades para ser superadas como, por ejemplo, el manejo de determinado tipo de armas.

Experiencia y jugabilidad

Más allá de la victoria lograda en las diferentes batallas a lo largo del juego, la posibilidad de mejorar nuestro personaje y su equipamiento al máximo es el motor principal, la motivación y la satisfacción  que no te dejara soltar el juego.

Como en el juego anterior el nivel máximo es 30. El mismo se puede alcanzar realizando las misiones principales y secundarias. Pero completar estas misiones y demás actividades otorgan la posibilidad de mejorar tu equipamiento hasta alcanzar el mayor rango posible de, chaleco, rodilleras, guantes, pistoleras y demás.

Por otro lado, las mejoras de todo nuestro equipo como por ejemplo la posibilidad de llevar más objetos en la mochila, o también en las armas en lo que se refiere a empuñaduras, boquillas, miras, etc., ya no son objetos que tendrás que comprar, sino que serán habilidades con diferentes niveles de mejoras que tendrás que canjear por puntos SHD, como sucede con las diferentes funciones que tiene tus habilidades especiales.

De todas maneras, las viejas formas de mejorar tu equipamiento como, la fabricación (con materiales encontrados y objetos desmontados), la compra y demás, estarán presentes.

Los controles fáciles intuitivos como en el primer juego. En verdad toma muy poco tiempo acostumbrarse a ellos (y si jugaste al juego anterior es como “la bicicleta”, nunca se olvida). Son los controles básicos de un shooter con alguna que otra diferencia menor.

En general la experiencia y la jugabilidad establecen un perfecto equilibrio entre dificultad y diversión, no es un juego que frustre, aun si te derriban de vez en cuando y requiere un poco más de estrategia y paciencia para entender o planificar la mejor manera realizar un ataque.

Si bien el juego se puede jugar en solitario en su totalidad la mejor manera es jugarlo con tus amigos armando un escuadrón completo de 4 jugadores y que cada uno se complemente con el otro, manejando distinto armamento o portando habilidades especiales diferentes.

Gráficos y Sonido

Es difícil hablar de los aspectos técnicos del juego sin recordar la horrible decepción que nos llevamos con la primera entrega de este juego. La diferencia entre los que se venía anunciando y comparado al producto final, demostró un downgrade, en la calidad gráfica, de lo más agresivo.

Así que, si bien no nos quisimos hacer ilusiones con la segunda parte de The Division, nos encontramos con unos gráficos más que respetables y hasta se podría decir que un poco más pulidos que en su antecesor. Y esta pequeña mejora grafica era de esperarse y por demás lógica después de haber pasado 3 años del lanzamiento del primer juego, suponemos que hubo un refinamiento del motor gráfico Snowdrop. Aunque no sorprenda demasiado, y, a decir verdad, hay por hoy poco nos importó.

Respecto a los efectos de sonido, durante las primeras horas de juego notamos que las armas no sonaban tan bien como en la primera entrega. Si bien la sensación que da la durabilidad al momento de disparar se siente fantástica, el sonido de las armas por momentos se siente tosco y poco pulido. Es un aspecto que vale mencionar, ya que no es posible un análisis de una secuela sin compararla con su antecesor, pero que tampoco influye mucho, o cambia la experiencia de juego. Y con respecto a todos los demás efectos de sonido del juego como las explosiones, por nombrar uno, y la música (Mención de honor a la banda sonora), se sienten y escuchan de lo más bien.

En definición podríamos decir que con The Division 2, Ubisoft Massive se apegó a la receta original que tan buen resultado le dio, y le dio alguna vuelta de tuerca más para ofrecer una segunda entrega que si bien mantiene la esencia del primer juego, ofrece aspectos novedosos, que si bien tendrá muchos adeptos que los aplaudan, de seguro abra otros que los abucheen. En lo personal creo que funcionan y hasta son una mejora del modelo original.

¿The Division 2 tiene aspectos que mejorar? De seguro, alguno que otro, y sin duda con el correr del tiempo Nos iremos encontrando con algunas actualizaciones para corregir los errores que vayan apareciendo.

Pero estamos hablando de Ubisoft, y podemos dar fe que sabe hacer bien las cosas y esta no es la excepción entregando un producto que a pocos días de su lanzamiento se muestra sólido, estable y sin dudas atrapante y divertido.

Así que es hora de reunir a tu Squad y adentrarte en un juego de acción y desafíos como pocos. ¡Nos vemos en la próxima!

Calificación

Historia:

Gráficos:

Sonidos:

Gameplay:

Experiencia:

Comentarios

Tags: