Últimas

Top 5: Escenas increíbles de la saga «Rápido y Furioso»

Top 5: Escenas increíbles de la saga «Rápido y Furioso»

Si hay algo que caracterizó a la saga de «Rápido y Furioso» fue el aumento progresivo del nivel de locura presente en las distintas persecuciones y carreras. Si no me creen, después de ver este Top 5 me van a terminar dando las gracias.

Cuando Rob Cohen dirigió la primera entrega de esta franquicia (allá por el 2001), puso los pies en la tierra y se enfocó en moldear una propuesta 100% fierrera y realista. Lo más «desquiciado» que podías encontrar en aquel film eran la utilización de tanques de nitrógeno y el impulso veloz que este sistema ilegal le otorgaba a los choches de los distintos corredores.

Sin embargo, dos años después, John Singleton se animaría a ir un poquito más allá en la secuela ofreciendo una apertura fantástica que tenía un desenlace demencial. Y a partir de ahí (y sin contar la fallida «Reto Tokio«), las nuevas entregas de esta saga se esmeraron por ir más lejos todavía, ofreciendo escenas exageradamente grandilocuentes y espectaculares.

¿Querés saber por qué «Rápido y Furioso» se convirtió en una de las franquicias más exitosas y rentables del cine pochoclero? Acá tenes 5 escenas que, con sus respectivos niveles de locuras, explican a fondo este fenómeno.

La picada final de «Rápido y Furioso» (2001)

Repito lo que dije más arriba: Rob Cohen hizo la película más realista de toda la saga. Sin embargo, sobre el final del primer capítulo nos regaló una picada demencial que tenía como principal obstáculo cruzar las vías del tren…frente al inminente paso de una formación!!!

 

El sombrerito en «Más rápidos, más furiosos» (2003)

También lo dije más arriba, dentro de esta misma nota: La apertura de la secuela, dirigida por John Singleton, es el primer síntoma de locura que presentó la saga. ¿Qué hicimos nosotros? Nada! Festejamos con euforia y fanatismo una secuencia que se convirtió instantáneamente en un clásico.

 

La prueba de fuergo en «Rápidos y Furiosos» (2009)

Tuvimos que esperar 6 años para confirmar que «Rápido y Furioso» había perdido la cordura, ya que en «Reto Tokio» (2006) no había grandes momentos que justificaran este diagnostico. Sin embargo, Justin Lin (director de aquella película) supo enmendar su error, y desde el minuto cero nos dejó en claro que a partir de esta cuarta entrega de la saga las escenas exageradas e imprevisibles iban a ser el nuevo fuerte plato de la casa.

Y esto se lo tomaron tan a pecho que hasta mataron al personaje de Letty (Michelle Rodriguez), algo incomprensible. Ya van a ver por qué…

El auto-boleadora de «Rápidos y Furiosos Sin Control» (2009)

¿Vamos a Brasil? Ok, no veo por qué no. ¿Sumemos a Dwayne «The Rock» Johnson a nuestras filas? Ok, seguramente será un golazo. ¿Qué más podemos hacer para que la gente se vuelva loca? Rompamos Brasil después de que Vin Diesel y The Rock se maten a golpes en una épica pelea.

Toda la secuencia final de «Fast Five» (que dura más de 10 minutos y que lamentablemente no se encuentra completa en Youtube) es GLORIOSA. En términos pochocleros, sin lugar a dudas fue el punto más alto de toda esta franquicia. Los minutos finales hablan por si solos: Toretto pisteando un auto que revolea una caja fuerte en medio de una autopista repleta de policías.

Si esto no es pochoclero, yo no entiendo nada de cine.

La cacería del tanque en «Rápidos y Furiosos 6» (2013)

Ya rompimos Brasil. Ya tenemos a The Rock en el elenco. Volvamos a USA. Resucitemos a Letty. ¿Qué más hacemos para impresionar al espectador? Arranquemos esta película con una persecución en pleno Londres, más precisamente en el tunel Mersey (uno de los túneles subacuáticos más largo del mundo) y después mordamos la banquina de la forma más increíble que se nos ocurra.

Ok, ¿Y cómo hacemos eso? Pongamos un tanque, en una autopista y volemos todo por los aires!!!

La palabra «descontrol» le queda chica a esta secuencia que por si fuera poco termina con una escena digna de una película de superhéroes, que fue en lo que se terminó convirtiendo esta impresionante saga.

https://www.youtube.com/watch?v=iEanr4e039s

La pregunta es inevitable: ¿Qué locura nos tendrá preparada la séptima entrega de la saga? Ya pudimos ver un pequeño adelanto de la secuencia de los autos paracaidistas, pero si esa es tan solo la apertura de la película…¿Alguién se imagina el final? Tranquilos; en cuestión de horas conoceremos la verdad.

Bonus track (actualizado!!!)

La séptima entrega de la saga «Rápido y Furioso« sin lugar a dudas quedará en el recuerdo por ser un muy emotivo homenaje al personaje Brian O’Conner interpretado por Paul Walker. Si tenemos que elegir UNA escena de aquel exitoso film, sin lugar a dudas nos quedamos con ese lacrimógeno final.

Ahora bien, como el objetivo de este ranking es hablar sobre escenas que nos emocionan pero de lo vertiginosas y pochocleras que son, tenemos que mencionar la más descabelladas de todas.

Quienes hacemos Revista Toma 5 la llamamos «El salto doble Abu dhabi«. No es un nombre muy ingenioso que digamos, pero es lo que hay.

https://www.youtube.com/watch?v=xAiM8xR1CfM

Facundo J. Ramos

ramos.facundo@revistatoma5.com.ar

Comentarios

Tags:
Facundo J. Ramos

Periodista. Editor de la sección "Cine" en Revista Toma 5. Contacto: ramos.facundo@revistatoma5.com.ar Tw: @FakaJr