Últimas

Top 5: Grandes momentos del T-Rex

Top 5: Grandes momentos del T-Rex

En cuestión de horas tendremos la posibilidad de ir a nuestro cine más cercano y disfrutar en la pantalla grande la cuarta entrega de «Jurassic Park«, la franquicia que marcó a toda una generación. Ese es motivo más que suficiente para armar una nota sobre el más grande de la saga. ¿Spielberg? ¿Crichton? ¿Winston? No viejo, estamos hablando del más grande posta: El Tyranosaurus Rex.

El depredador más violento, carismático (?) y pesado de la pantalla grande vuelve a las salas (aunque todavía no sabemos en qué forma) este jueves y en Revista Toma 5 no podemos dejar pasar la oportunidad de rescatar cinco grandes momentos del T-Rex en las tres primeras películas de la saga iniciada por el viejo y querido Steven Spielberg en 1993.

Parece un chiste, pero los nombres de los que nos burlábamos al principio de esta nota, son los padres modernos del T-Rex que hoy todos nosotros conocemos. Pese a que pasaron millones de años de su extinción, esta criatura que habitó nuestra tierra durante el periodo cretácico logró destacarse del resto por sus salvajes características que lo posicionaban como un verdadero «rey de la tierra«. Eso hizo que Michael Crichton no dudara ni un segundo en tomarlo como uno de los personajes más importantes de sus novelas, pese a que eso implique «correrlo en el tiempo».

Obviamente Spielberg, a la hora de llevar el libro a la pantalla grande, tampoco tuvo demasiadas dudas: El T-Rex tenía que ser el gran ladrón de aplausos. Ahora bien, ¿Cómo iba a darle vida y realismo a esta enorme criatura en 1991? Ahí aparece la magia de Stan Winston y su equipo, responsables de una verdadera hazaña cinematográfica digna de admiración hasta el día de la fecha.

Todo esto, les guste o no, convierte al Tyranosaurus Rex en la gran estrella de esta saga. ¿Todavía les quedan dudas? Bueno, comencemos:

5)Un tropezón no es caída

El paso del tiempo no borrará ese gusto amargo, digno de una gran desilusión, que nos dejó la tercera entrega de «Jurassic Park«. Sobran los motivos para posicionar aquella propuesta, dirigida por Joe Johnston, como la más floja de todas. Personalmente me quedo con uno solo: ¿Hacía falta darle protagonismo a un dinosaurio pedorro como el Spinosaurus? El sacrilegio fue tan alto que incluso cambiaron el logo de la saga (todo un clasico) para poner a este bicho feo y embustero.

Por un momento todos nos ilusionamos con la idea de que el T-Rex pusiera orden en la casa. Eso finalmente no pasa y somos testigos de una pelea entre pesos pesados que termina muy mal, pero que de todas formas quedará en el recuerdo. No todos los días se ve en la pantalla grande a dos bestias enormes peleándose por un pedazo de carne.

 

4)Hola, soy un T-Rex

Sin lugar a dudas una de las mejores escenas, no solo de la primera película ni de la saga, sino de la historia del cine. Si alguien pudiera viajar en el tiempo a entrevistar a los espectadores que se asustaron cuando vieron el cortometraje sobre la estación de trenes filmado por los hermanos Lummiere, seguramente obtendría una respuesta similar a la de una persona que ve por primera vez en su vida esta escena.

Asusta. Esa es la palabra que define todo. El realismo, los detalles (esos que convierten a Spielberg en un verdadero narrador de historias) y el suspenso que genera esta escena fue, es y será digna de aplausos. Generaciones enteras de cinefilos marcadas a fuego por la primera aparición en la pantalla grande de este peso pesado.

 

3)No te metas con mis hijos

Unos párrafos arriba decíamos que el paso del tiempo no nos ayudaba a olvidar el mal sabor de boca que nos dejó «Jurassic Park 3«. Paradojicamente muchos, con el correr de los años, cambiaron de bando y se pusieron a defenestrar la segunda entrega de la saga. Yo pregunto: ¿Están todos locos?

No hay forma de hacerle sombra a la primera. En eso estamos todos de acuerdo. Ahora bien, ¿»Mundo Perdido» era una mala película? Personalmente creo que no. Spielberg la encaró por otro lado, llevó las sorpresas a un nivel más exagerado y divertido, lo cual no la hacen una mala película sino un digno exponente del cine de aventuras. ¿O acaso se olvidan de esta escena gloriosa, donde los T-Rex juegan un papel crucial?

 

2)Tengo un T-Rex en mi patio

Siguiendo con lo planteado anteriormente, en «Mundo Jurásico» Spielberg llevó todo a un nivel mucho más alto en busca de crear un producto pochoclero para todos los gustos. Para lograr todo eso, el bueno de Steven se tomó algunas libertades y se dio algunos gustos innecesarios que sin embargo terminaron siendo un placer culposo para todos los fanáticos.

De todos ellos (créanme, hay varios), me quedo con esta escena en particular. Ya no solo hablamos de un T-Rex caminando por las calles de San Diego como si fuera un perro perdido, sino que estamos en presencia de una escena de antología que merece ser colgada en un cuadrito. ¿Me van a decir que no se les cae una sonrisa con la idea de tener a uno de los mayores depredadores de la historia tomando agua en el patio de tu casa?

 

1)- Y yo sigo siendo el Rey

¿Cómo es que el T-Rex se convirtió en una pieza clave dentro de esta saga? Si a lo largo de esta nota no encontraste la respuesta a tamaño interrogante, el video que viene a continuación es para vos.

Y nunca lo olvides: «Cuando los dinosaurios dominaban la tierra…todos ellos le tenian miedo al único e indiscutible Rey de la tierra«.

Jurassic Park Poster

Nunca más se atrevan a cambiar el logo de este poster.

Facundo J. Ramos

ramos.facundo@revistatoma5.com.ar

Comentarios

Tags:
Facundo J. Ramos

Periodista. Editor de la sección "Cine" en Revista Toma 5. Contacto: ramos.facundo@revistatoma5.com.ar Tw: @FakaJr