Últimas

Top 5: Películas de Zombies que todo fanático debería ver

Top 5: Películas de Zombies que todo fanático debería ver

El terror es un género difícil. Se actualiza constantemente para mantenerse vigente todo el tiempo y si bien hay elementos fantásticos y situaciones extraordinarias que se repiten constantemente, mucho de lo que verdaderamente nos asusta es aquello que se vuelve novedoso y realista. Dentro de ese circuito, claramente no hay nada que encaje mejor que los zombis.

Sin lugar a dudas, gracias a la sobrexposición que tuvieron en los últimos años, los muertos vivientes se convirtieron en personajes cotidianos del cine y la televisión para muchos espectadores, lo cual está buenísimo ya que la «comunidad» de fanáticos se agranda cada vez más. Ahora bien, cuando abunda material sucede algo curioso: Lejos de reforzarse, la verdadera identidad se ve amenazada por raras tendencias.

Los zombis y las consecuencias directas que surgen desde su aparición no pueden dejar de ser el foco de atención nunca. Paradójicamente, los humanos van y vienen en este subgénero y los que prevalecen son aquellos que desatan el irreversible fin del mundo.

Aprovechando el estreno de «Invasión Zombie» («Train to Busan«), decidimos armar un Top 5 de películas de zombies que todo fanático debería ver antes de seguir navegando en el mar de producciones que ofrece este amado subgénero.

5)- «The Battery» de Jeremy Gardner (2012)

La última película de zombies que disfruté dentro de una sala de cine. Todo lo que vino después, independientemente de su destino, no aportó nada a este amado subgénero y eso hizo que estos personajes pierdan parte de su magia.

Hasta la fecha no me canso de recomendar esta producción a los verdaderos fanáticos de este subgénero. Es decir, a aquellos que conocían a los zombies antes del desembarco de la serie televisiva «The Walking Dead» y sus respectivas variaciones. El realizador Jeremy Gardner protagoniza y dirige un relato tremendo apoyándose en dos personajes tan opuestos como indispensables entre sí que lo único que hacen rebuscárselas para sobrevivir de los muertos vivientes y de ellos mismos.

Después de ver tantas superproducciones con zombies que no cumplieron con su objetivo (desde «Resident Evil» hasta «Guerra Mundial Z» hay un mar de películas), «The Battery» volvió a las raíces del género con una historia pequeñísima pero que funciona en todos los sentidos. Tan pequeña que los personajes humanos que vemos en pantalla se cuentan con la mano…y nos sobran dedos.

Tuve la enorme suerte de disfrutar esta producción en el BARS del 2013, donde se consagró como la gran ganadora de la competencia internacional. Así que amigos, como verán, motivos para ver esta película sobran.

¿La escena? Ni más ni menos que su tremendo final, y dentro de él su climax (que es ni más ni menos que un plano secuencia dentro de un auto). Minutos dignos de un infarto y una catarata de aplausos.

4)- «28 Weeks Later» de Juan Carlos Fresnadillo

Me costó tomar esta decisión, pero acá estoy listo para recibir sus críticas y reclamos: Para mi, la secuela del film de Danny Boyle es una propuesta de zombies mucho más violenta, cruda y dinámica que su antecesora. Y eso, damas y caballeros, ya es decir mucho sobre esta película.

El gran acierto de «28 Weeks…» es que, lejos de conformarse con la formula exitosa del primer film (realismo + fuerte carga dramática), sus responsables decidieron dar un giro de 180º grados para convertir esta propuesta en un película de acción con grandes dosis de suspenso y terror. ¿El resultado? Una producción que no solo cuenta con un arranque furioso e inolvidable, sino también con una media hora final de ritmo frenético digna de colgar en un cuadrito.

Y si alguno se pregunta «¿Qué hay en el segundo acto?» la verdad es que no podemos decirles mucho, ya que está repleto de vueltas de tuerca que te dejan atónito.

Rose Byrne, Jeremy Renner, Idris Elba y un enorme Robert Carlyle acompañan a una joven Imogen Poots y al pequeño Mackintosh Muggleton en una verdadera epopeya zombie.

¿La escena? Si bien los primeros minutos son inborrables, el punto más alto del film es el momento en el que el ejercito británico y sus mercenarios no pueden contener el brote en un edificio. La secuencia de los francotiradores es simplemente maravillosa.

3)- «Land of the Dead» de George A. Romero

Era difícil pensar que Romero, uno de los mayores exponentes del cine independiente norteamericano, volviera a trabajar con un gran estudio a sus 65 años. Sin embargo eso sucedió y en el 2005 el padre de los zombies nos regaló una superproducción de más de 15 millones de dólares que no tiene desperdicio.

Tomando como punto de partida una interesante y lograda crítica hacia la paranoia social que se vivió en el mundo post 11 de Septiembre, Romero construyó un film perfecto donde la avaricia y la ignorancia de los humanos termina siendo el empujoncito necesario para que los zombies avancen un poco más en la cadena evolutiva. Quizás ese aspecto del argumento sea el más difícil de digerir pero, teniendo en cuenta que Romero venía trabajando esa idea desde «Day of The Dead«, el desarrollo de esta teoría a lo largo del metraje es más que verosímil.

Posteriormente Romero filmó dos películas más para su saga zombie («Diary of the dead» y «Survival of the Dead«) y en ninguna de ellas se animó a seguir indagando sobre la evolución de los muertos vivos. Claramente eso se debe a que con «Land of the Dead» llegó a un punto difícil de superar.

Simon Baker, Denis Hooper, Asia Argento y un impagable John Leguizamo terminan de consolidar a esta gran película como una de las infaltables de este ranking.

¿La escena? El primer asalta de los mercenarios no solo sirve para presentar al Dead Recknoning (un camión de guerra que parece sacado del universo «Mad Max«) sino también para mostrarnos una curiosa técnica que utilizan para distraer a los zombies: Fuegos artificiales. Ver a los zombies obnubilados, con su mirada fija en el cielo, mientras son masacrados por los soldados nos termina emocionando más que de costumbre.

2)- «Dawn of the Dead» de George A. Romero

Muchos medios y críticos de jerarquía sostuvieron a lo largo de todos estos años que «Dawn of the Dead» es la mejor película de zombies jamás filmada. Sin lugar a dudas, desde mi humilde lugar, puedo aportar que se trata de la película más asfixiante, dramática y lograda (en materia de terror) de toda la saga de zombies que filmó Romero. La única que, verdaderamente, puede dejarte una escena o situación dando vueltas en la cabeza hasta la hora de ir a dormir.

No sería descabellado decir que la década del 70 fue la verdadera y única etapa dorada del cine de terror moderno, ya que en esos 10 años llegaron a las salas películas como «El Exorcista«, «Tiburón«, «La Masacre de Texas«, «Halloween«, «Alien«, «The Omen«, «Suspiria» y «Carrie«, entre otras tantas. Y ahí, entre tanta calidad y talento Romero logró meter su obra más elaborada con estos personajes, creando un verdadero clásico que hasta el día de la fecha sigue haciendo escuela.

Casi todas las películas de zombies posteriores a 1978 se encargaron de tomar la base del film de Romero y desarrollarla, o simplemente copiarla, hasta el hartazgo. Alegorías de todos los colores, caos total en el mundo (ya no es un hecho aislado), zombies latentes y en cantidades desbordantes y sobre todo personajes humanos más peligrosos que cualquier otra amenaza.

Con «Dawn of the Dead» se afianzan las «reglas» del subgénero, que entre otras cosas determinaron cómo hay que matar un zombie (y que hay que hacer con sus cuerpos) o como moverse entre ellos para pasar de ser percibido.

Temporalmente, los hechos de esta película suceden de forma simultánea a los de «Night of the Living Dead» y es por eso que este ranking no podía terminar de otra forma.

¿La escena? A lo largo de toda la película Romero construye una relación de amistad muy lograda entre los personajes de Peter (Ken Foree) y Roger (Scott Reinigir). Como no podía ser de otra forma, ya que estamos hablando de un clásico que hizo escuela, en un momento uno de estos personajes resulta infectado y obviamente termina siendo ejecutado ni más ni menos que por su mejor amigo. La espera de un destino diferente es realmente triste y si bien con el paso de los años vimos muchas escenas similares, no existe nada como la original.

1)- «Night of the Living Dead» de George A. Romero

La película que lo inició todo obviamente tenía que estar en el primer lugar. No podemos hacernos los rebeldes ni los originales. Y si bien me cuesta entender que haya un pequeño grupo de fanáticos de los zombies a los que esta película no le guste, lo que verdaderamente me molesta es saber que existen muchos más que directamente no vieron esta película.

Si te consideras un amante de las películas de mafiosos, tenés que ver «El Padrino«. Que te guste o no, es otra cosa y cada uno es libre de sacar sus propias conclusiones. Así podemos seguir dando ejemplos de toda clase de subgénero que exista dentro del cine, incluidos los zombis. «Night of the Living Dead» es la película que todos deberían ver si realmente disfrutan de estos personaje, ya que sin ser la primera del subgénero fue la que empezó a establecer reglas que posteriormente todas las producciones empezaron a cumplir religiosamente.

Con un presupuesto realmente ínfimo, Romero y un pequeño grupo de cineastas filmaron a lo largo de 9 meses en Pensilvania una de las películas más influyentes del género de terror. Luego de su estreno, su éxito y de que salieran a la luz detalles que dejaban en evidencia lo amateur que fue el proyecto y su proceso de distribución (al punto tal que el film nunca tuvo el derecho de autor necesario para el copyright), obviamente hubo una camada de realizadores independientes que empezaron a encarar sus proyectos del mismo modo y con resultados similares. Sin ir más lejos, Tobe Hooper y su «Texas Chainsaw Massacre«.

Cuando «Night of the Living Dead» arribó a los cines sin ninguna clase de restricciones de audiencias, los espectadores y la crítica no tardaron en asociar los hechos que se veían en pantalla con la paranoia que se vivía en los Estados Unidos por el periodo de Guerra Fría. Romero posteriormente se encargó de aclarar en varias oportunidades que su mayor influencia a la hora de esta película fue la novela «Soy Leyenda» de Richard Matheson (que ya había tenido su adaptación cinematográfica con «The Last Man on Earth«) y que su intención a la hora de filmar esta película era hablar sobre como el miedo cambia la naturaleza humana, por lo que los zombis eran meros accesorios. 10 años después vino «Dawn of The Dead» y 7 años después de aquella vino «Day of The Dead«,lo cual en algún punto le dio la razón.

Si tenemos que hacer la lista de realizadores que estuvieron influenciados por Romero y su opera prima nos vemos obligados a mencionar a todos aquellos que trabajaron con zombies alguna vez. Y a esa extensa lista tenemos que sumarles realizadores que le regalaron joyas al cine de terror. Y así podemos seguir, seguir y seguir hasta el hartazgo.

Stephen King, con quien Romero trabajó en la genial «Creepshow«, lo definió como «el verdadero padre de los muertos vivos«. ¿Alguien se anima a discutirlo?

¿La escena? Toda la secuencia inicial que se desarrolla en un cementerio. Barb (Judith O’Dea) y su hermano Harry (Karl Hardman) visitan la tumba de su madre y de pronto, lo que comienza como un chiste, termina siendo realidad; los monstruos existen. Cuando era chico tenía pesadillas por culpa de esa escena y por ende siempre le tuve «respeto» por no decir miedo.

«They’re coming to get you, Barbara«…

Comentarios

Tags:
Facundo J. Ramos

Periodista. Editor de la sección "Cine" en Revista Toma 5. Contacto: ramos.facundo@revistatoma5.com.ar Tw: @FakaJr