“Familia peligrosa”: Más acción que comedia

En un perdido pueblo de Normandía, al sur de Francia, la familia Manzoni ahora conocida como Blake llega para instalarse sin querer llamar demasiado la atención, lo cual definitivamente no les sale nada bien.

Giovanni, el padre de Una familia peligrosa, es un ex gangster neoyorquino devenido en informante del FBI lo cual le pone un elevado precio a su cabeza. Todos aquellos a los que traicionó ahora vienen tras él y la única opción es vivir escapando para evitar ser encontrados pero nadie en la familia ayuda a que esto suceda.

Tanto sus hijos como su esposa Maggie aprendieron bien el oficio y se desquitan con todo aquel que no les cae simpático así como también aprovechan cada situación para obtener su propio beneficio: ya sea traficando droga en el colegio como hace Warren, tomando clases de matemática como hace Belle para estar con el chico que le gusta o armando una fiesta para conocer a sus nuevos vecinos y así parecer normales.

Una familia peligrosa es una película arriesgada en la que el director, Luc Besson, intenta conjugar acción y comedia de una forma un tanto complicada, generando en el público apenas una risa muy de vez en cuando durante el transcurso del film.

Las escenas de acción son demasiado vívidas como para causar gracia e incluso hasta los hijos parecen profesionales manejando armas – aunque por momentos demuestran tener algo de miedo – lo cual desaprovecha la posibilidad de hacer reír con la inexperiencia de algunos personajes que lamentablemente no existe.

Giovanni Manzoni o Fred Blake (como más le guste al espectador) puede ser el único que realmente haga reír, con su fachada de escritor para encubrir su verdadera personalidad y con la ironía de ser un gangster que se pasa al bando de los buenos, se vincula principalmente con un agente del FBI (Tommy Lee Jones) y por si fuera poco escribe sus memorias hasta con intenciones de publicarlas en algún momento.

Sin embargo, es Warren quien da indicios de la ubicación de su familia, avisando – sin siquiera imaginarse que lo estaba haciendo – a uno de los mafiosos que cayeron presos por culpa de su padre y acabando con todo otro momento cómico que pudiese haber tenido el largometraje.

En fin, Una familia peligrosa es un film en el que el género de acción le gana a la comedia a lo largo de los 111 minutos de duración aunque por momentos la nómina de grandes actores integrada por Robert De Niro, Michelle Pfeiffer y Tommy Lee Jones genera una serie de risas producida por ejemplo por la relación de marido y mujer que mantienen los dos primeros, sin llegar por eso a lograr un buen producto final.

CALIFICACIÓN:

puntuacion 2,5

TRAILER:

Por Fernando Hansen

No hay comentarios.

Agregar comentario